Salió de su hibernación la sonda Philae que aterrizó en el cometa

17 de junio de 2015

17 de junio de 2015 — Los científicos que esperaban ansiosos, vieron recompensado su optimismo de que su pequeña sonda Philae que aterrizó en el cometa restablecería contacto con el orbitador Rosetta. Informaron que por 85 segundos, Philae estuvo en comunicación con el equipo en Tierra, vía Rosetta, enviando de regreso datos que había recolectado por allá en noviembre. En ese entonces, su aterrizaje en la parte sombreada había evitado que recolectara la suficiente energía solar como para recargar sus baterías, y desde entonces se silenció. El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko se está acercando cada vez más al Sol y los científicos esperaban que una luz solar más intensa, y el cambio en la orientación del cometa en relación al Sol en el transcurso de su viaje, le devolvieran la vida a Philae.

Philae operó durante 60 horas en la superficie del cometa después de aterrizar en noviembre pero no pudo enviar de regreso la información que recopiló. Por lo tanto, los científicos van a empezar a recibir información "histórica" que también les va a ayudar a determinar con precisión dónde está Philae.

El gerente del Proyecto Philae, Stephen Ulamec, informó que "Philae está muy bien. Tiene una temperatura de operación de -35 grados C y tiene 24 vatios [de electricidad] disponibles", suficientes para empezar a comunicarse. En la memoria de Philae están almacenados una cantidad significativa de datos que se van a retransmitir vía Rosetta hacia la Tierra, una vez que estén más cargadas sus baterías".