Crece la revuelta demócrata contra Obama

15 de junio de 2015

15 de junio de 2015 – La revuelta demócrata contra el Presidente Obama, ostensiblemente contra sus traicioneros acuerdos de libre comercio y su vía rápida, pasando por encima del Congreso, se ha vuelto más intensa luego de la votación del viernes en la Cámara de Representantes que rechazó el paquete de Obama. Algunos destacados congresistas demócratas hicieron pública su furia contra Obama, en entrevistas que realizaron luego de esa votación que rechazó con abrumadora mayoría bipartidista la ley de Ayuda al Ajuste de Comercio (TAA, por sus siglas en inglés). El representante demócrata de Oregon, Peter DeFazio, fue el más elocuente, públicamente, y le dijo a la agencia AP, que "él ha pasado por alto al Congreso y ha irrespetado al Congreso por años y luego se exhibe en un juego de béisbol con cerveza casera, y luego viene a las juntas del Congreso a dar discursos por 40 minutos sobre sus valores y que si hemos o no sido honestos por utilizar tácticas legislativas para tratar y detener algo que nosotros creemos es un terrible error para Estados Unidos de América y cuestiona nuestra integridad".

El representante demócrata de Minnesota, Rick Nolan, le dijo al diario New York Times: "No se equivoquen, esta es una carrera hasta el fondo. Ha llegado el momento en que el Congreso diga no a esos acuerdos". Rosa DeLauro, demócrata de Connecticut, una líder en la pelea contra el paquete de libre comercio, desafió la presencia de Obama en las juntas del Congreso, y declaró "Nuestra tarea ahora es rechazar esa ley, decirle no a los ajustes comerciales y decirle no a la vía rápida".

Además de la propia actuación de Obama en las juntas con los congresistas demócratas, las cuales según uno de los presentes que no quiso dar su nombre a la cadena CBS, dijo que todo iba bien "hasta que se puso indignado y eso alejó a muchos de nosotros", uno de los golpes más duros salió de la líder de la minoría demócrata en el Congreso, la ex presidenta del mismo, Nancy Pelosi (de California) quien habló en la Cámara para declarar que votaba en contra, y dijo que "queremos un acuerdo mejor para los trabajadores estadounidenses. Tenemos que detener esta vía rápida". Y eso fue lo que ella y la gran mayoría de los demócratas hicieron.

El jueves en la noche, cuando apareció Obama de sorpresa en el juego de béisbol anual de caridad entre los demócratas y republicanos en el Estadio Nacional, fue recibido con un gran aplauso de los republicanos, quienes corearon "TPA, TPA," y Obama levantó el pulgar, al estilo Nerón. Como lo señalarón en su blog del Washington Post los autores David Nakamura y Paul Kane, "al interior del lado demócrata, según varios asistentes veteranos y legisladores, los aliados supuestos del Presidente, quedaron consternados con la escenita: Obama estaba agitando las manos a los republicanos en aprobación de la legislación de comercio a la que la mayoría de ellos se opone".

Obama, en connivencia con el liderato republicano de la Cámara de Representantes, ha jurado tratar de volver a repetir la votación sobre el TAA este martes, cuando se reanuden las sesiones de la Cámara en Washington. Pero eso requiere un cambio de 90 votos para ganar su aprobación. De acuerdo a fuentes demócratas del Congreso, muchos demócratas votaron a favor de Obama por miedo. Ahora que han visto que la enorme mayoría de sus colegas demócratas han votado a favor de sus bases de representados, que se oponen al pacto de libre comercio, la segunda votación podría ser una derrota peor para Obama. "Si sigue por ahí, Obama no va a ser un pato cojo, sino un pato muerto".

Otro demócrata del Congreso le dijo a un asistente, según testigos, al caracterizar la actuación de Obama en las juntas de los demócratas: "El pendejo nos agredió".