Instituciones alemanas obstruyen la campaña de guerra nuclear de Washington

23 de junio de 2015

23 de junio de 2015 — Instituciones alemanas están obstruyendo la campaña de Obama hacia la guerra contra Rusia. Esto se ve en el artículo del 19 de junio subido al portal electrónico en inglés del semanario Der Spiegel, en donde se informa sobre los resultados de las reuniones que no se habían hecho públicas hasta hoy, en donde se rechazó el belicismo del gobierno de Obama. El artículo de Der Spiegel informa que los alemanes no están muy contentos ante la posibilidad de que regresen las armas nucleares a Europa, armas que se retiraron hace mucho tiempo, y ven a Estados Unidos como el problema principal. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, advierte sobre "una espiral acelerada de palabras cada vez mayores y después acciones" que él describe como "los viejos reflejos de la Guerra Fría". Spiegel dice que a Berlín le preocupa que Europa pueda convertirse de nuevo en el escenario de una nueva confrontación Este-Oeste y que Alemania pudiera convertirse de nuevo en una zona de despliegues.

Los planes de Estados Unidos de estacionar equipo pesado de combate adicional en Europa (la mayoría del cual se dice se colocaría en Alemania), "es solo el último paso en un período general de rearme, un despliegue peligroso que ya había empezado antes de que estallara la crisis en Ucrania".

A continuación el artículo se enfoca en el Tratado INF (fuerzas nucleares de alcance intermedio) y las supuestas violaciones de Rusia al mismo. "Cuando los americanos pusieron el tema en la agenda en la reunión de ministros de Defensa de la OTAN en febrero, los alemanes y los franceses se mostraron en contra de medidas de represalia por parte de la OTAN, sobre todo debido a que solo había pruebas endebles sobre cuales armas realmente había probado Rusia" informó Spiegel. Mientras que EU cree que las pruebas de los misiles crucero R-500 y misiles balísticos RS-26 se llevaron a cabo de tal forma que violaba el tratado, "los europeos no piensan que así necesariamente".

También señala que hay dudas en el lado ruso sobre el tratado. "Es solo un pedazo de papel" dijo el experto militar Victor Murachovski. "Si los aviones de la OTAN ya pueden llegar hasta San Petersburgo en cinco minutos partiendo de Estonia, y los barcos de guerra de la OTAN están navegando en el Mar Báltico y el Mar Negro, entonces este acuerdo no tiene ningún valor para Rusia". Aunque no lo dicen es obvio que esta situación es resultado de la expansión de la OTAN hacia el Este, que acrecienta el peligro de guerra en vez de disminuirlo.

La inteligencia alemana ni siquiera considera a Rusia como una amenaza, a diferencia de Estados Unidos. El vicepresidente de la agencia federal de investigaciones alemana Bundesnachrichtendienst (BND) Guido Müller caracterizó ante una reunión secreta de legisladores del Bundestag (parlamento) las supuestas amenazas nucleares por parte de Moscú, como el anuncio del presidente Vladimir Putin, la semana pasada, de que Rusia iba a comprar 40 nuevos misiles intercontinentales ICBM para sus fuerzas nucleares estratégicas, como una "campaña propagandística". Según Müller, son bien conocidos los planes de renovación.

La mayoría de los alemanes no quieren más armas nucleares estadounidenses, sino que preferirían que se sacaran del país alrededor de 20 bombas B-61 almacenadas en Büchel en el centro de Alemania.