Lavrov lanza seria advertencia en contra de la "retórica militarista" sobre el tratado INF

11 de junio de 2015

11 de junio de 2015 – Se siguen generando desde el Moscú oficial, fuertes reacciones en contra de las acusaciones de Estados Unidos de que Rusia ha violado el Tratado INF (Tratado sobre fuerzas nucleares intermedias). El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo ayer que Estados Unidos no ha podido aportar ninguna prueba de que Rusia haya violado el tratado y agregó que Moscú está dispuesto a "un diálogo honesto aunque específico". Afirmó que Rusia "no tiene la intención de romper el tratado". Cuando se le preguntó sobre los indicios en la prensa en el sentido de que Estados Unidos pudiera responder instalando misiles nucleares en Europa, Lavrov advirtió que "la acumulación de retórica militarista es absolutamente contraproducente y dañina".

Lavrov dijo que Estados Unidos nunca ha aportado evidencias concretas a los rusos para que ellos puedan abordarlas durante las consultas entre los dos gobiernos. "Solo dicen, 'ustedes probaron el lanzamiento de un cohete, ustedes saben a lo que nos estamos refiriendo", dijo. "Pero estas no son pláticas serias. Nosotros estamos listos a tomar en consideración la evidencia concreta que les sirve de bases a los americanos para pensar que estamos violando algo" subrayó Lavrov.

El viceministro de Defensa de Rusia Anatoly Antonov señaló ayer que la razón real por la cual EU hace esas acusaciones en contra de Rusia es para justificar sus propios planes militares. "Aparentemente, Estados Unidos está escalando el tema de las violaciones rusas para justificar sus propias acciones militares, ostensiblemente de reacción, que tendrían como objetivo asegurar el liderato americano en la confrontación con la mítica amenaza militar rusa que Washington promueve a tambor batiente sin importar todos los hechos al contrario" dijo Antonov.

En su cobertura de los comentarios de Antonov, RT destaca que Rusia se ha quejado ante EU sobre los lanzadores verticales Mk41 que están utilizando en las instalaciones BMD (Defensa contra misiles balísticos) de la OTAN en Rumania y Polonia. El Mk41 es el mismo sistema utilizado para lanzar misiles Tomahawk desde embarcaciones de la Armada de EU. Por lo tanto, según alegan los rusos, su despliegue en tierra viola el tratado INF, incluso aunque no se le instalen misiles crucero.