La encíclica de Schellnhuber ataca frontalmente la visión "prometéica" del hombre

25 de junio de 2015

25 de junio de 2015 — La encíclica de Schellnhuber ataca explícitamente la idea del "hombre prometéico" que cobra dominio sobre el mundo y, por lo tanto, deja explícito que coloca al Papado al lado de Zeus, que odiaba a la humanidad y deseaba destruir a la raza humana. En la sección 116 la encíclica Laudato Si’ establece:

116. En la modernidad hubo una gran desmesura antropocéntrica que, con otro ropaje, hoy sigue dañando toda referencia común y todo intento por fortalecer los lazos sociales. Por eso ha llegado el momento de volver a prestar atención a la realidad con los límites que ella impone, que a su vez son la posibilidad de un desarrollo humano y social más sano y fecundo. Una presentación inadecuada de la antropología cristiana pudo llegar a respaldar una concepción equivocada sobre la relación del ser humano con el mundo. Se transmitió muchas veces un sueño prometéico de dominio sobre el mundo que provocó la impresión de que el cuidado de la naturaleza es cosa de débiles. En cambio, la forma correcta de interpretar el concepto del ser humano como «señor» del universo consiste en entenderlo como administrador responsable (énfasis añadido).