"Instituciones" depredadoras sabían que su oferta a Grecia estaba diseñada para que fracasara

2 de julio de 2015

2 de julio de 2015 — El periódico alemán Suddeutsche Zeitung obtuvo documentos filtrados por representantes del Bundestag (parlamento alemán), que consisten en un análisis del FMI sobre la "última oferta" hecha a Grecia el 26 de junio. El análisis, aunque tenía la intención de explicarle la oferta a los legisladores que tenían que votar sobre la misma, lo que en realidad muestra es que el plan ultimátum "realmente muy generoso" [según Angela Merkel], nunca la iba a permitir a Grecia superar una tasa de deuda/PNB de 125%, socavando continuamente su economía y su población con una austeridad cada vez más profunda. El análisis fue publicado completo en el Guardian de Londres el 1 de julio.

Por supuesto, el equipo leal de los acreedores trató de culpar en su análisis el fracaso asegurado del plan, al gobierno de Syriza en Grecia. "Está claro que los desvíos e incertidumbres políticas de los últimos meses han hecho que sea imposible alcanzar los objetivos del 2012 [para las tasas de deuda/PNB] bajo ningún escenario" recitan diligentemente.

Pero eso no iba "funcionar" ni aceptando las suposiciones más optimistas, desacreditadas y realmente absurdas de que mayores impuestos, austeridad y recortes en los salarios y pensiones pudieran llevar a un rápido crecimiento en lo que resta de la década. "Bajo ninguno de los escenarios que puso a consideración la Troika" escribe el Guardian, donde todos asumen que habrá un programa de tercer rescate, Grecia tiene ninguna posibilidad de cumplir con el objetivo de reducir su deuda" que se había fijado en el 2012. Su nivel "insostenible" de deuda va a continuar hasta por lo menos el 2030.

La razón por la cual se planeo este fracaso, y el por qué el FMI y demás pensaron de que a pesar de eso el Bundestag iba a aprobarlo, fue para no permitirle a Grecia una reducción de la deuda. Como destaca el Guardian en su editorial: "Los documentos... apoyan el argumento de Grecia de que necesita un alivio sustancial a la deuda para lograr una recuperación económica permanente". Cualquier otra cosa era preferible para la Troika, hasta pedirle al parlamento europeo que votara sobre un plan de pagos de la deuda que se describe a sí mismo como impracticable, que permitirle a Grecia el tipo de reducción de la deuda que se le dio a Alemania en 1953.

¿Cuál era el plan realmente muy generoso? Grecia tenía que lograr un superávit presupuestal primario de 1% de su PNB este año, elevándolo rápidamente a 3,5% del PNB (7 mil millones de euros) para el 2018; tenía que elevar sus impuestos al consumo IVA para recabar de inmediato 2 mil millones de euros; recortar los pagos de pensiones anualmente en 2 mil millones de euros inmediatamente y ponerle un tope permanente; revocar los aumentos temporales a los salarios mínimos; vender las islas, puertos etc. propiedad del Estado, para recaudar 15 mil millones de euros para el 2016 etc.

El primer ministro griego Tsipras efectivamente está cambiando la votación sobre este plan hecho para fracasar pasándolo del Bundestag a la población griega mediante el referéndum.