Maniobras de la Unión Europea para derrocar al gobierno griego; en tanto los mercados giran en la espiral del drenaje

30 de junio de 2015

30 de junio de 2015 — Está claro que el objetivo de la Unión Europea (UE) es derrocar al gobierno de Grecia mediante la movilización a favor del voto por el "sí" en el referéndum del 5 de julio para que Grecia continúe esclavizada a los acreedores y argumentando que un voto por el "no" es un voto para salirse de la zona del euro.

En conferencia de prensa esta mañana, el presidente de la UE Jean-Claude Juncker advirtió que "la opinión pública" considera que un voto por el "no" este domingo 5 de julio significa que Grecia quiere salirse de la zona del euro: "Todo el planeta consideraría que la respuesta 'no' de Grecia... significaría que Grecia quiere distanciarse de la zona del euro y de Europa... Yo les diría a los griegos, a quienes amo entrañablemente: no deben suicidarse solo porque le temen a la muerte... Tienen que votar a favor del sí, independientemente del contenido de las preguntas".

Parece que el mensaje de Juncker es: más vale morir en la zona del euro que vivir con los BRICS.

El presidente francés Francois Hollande, después de una reunión de consejo sobre Grecia en el Palacio del Elíseo, salió con una línea similar: "El referendo es una alternativa entre el euro y una posible salida del mismo".

El primer ministro italiano Matteo Renzi, uno de los cobardes más renombrados de Europa, se hace eco de esto en su tuiteo, "El punto es que: el referendo de Grecia no va a ser una carrera de la Comisión de la UE contra Tsipras, sino del euro contra del dracma. Estas son las alternativas".

Si bien Angela Merkel personalmente evitó hacer comentarios ("Nadie le quiere decir al pueblo griego cómo debe votar") el vicecanciller Sigmar Gabriel, del partido SPD, se unió al coro diciendo "Un voto griego por el 'no' será un voto para salirse del euro".

No dicen que los partidos de oposición traidores ("Quisling", como les dicen en Europa, por el nazi noruego aliado a Hitler) de Grecia están marchando con paso de ganso en cerrada formación con Juncker y demás.

Los "mercados" europeos se colapsaron segundos después de su apertura en Europa esta mañana, perdiendo entre 1% y 5% para "estabilizarse" al final de la jornada. Como se podía esperar, las mayores ventas de liquidación fueron de acciones de bancos europeos que se desplomaron: el Banco Comercial Portugués de Portugal perdió más de un 11%; Banca Monte Dei Paschi Di Siena de Italia perdió 7%; el Banco Santander de España perdió 8.5%; el BBVA perdió 6.06%; BNP Paribas de Francia perdió 7%; Societé Générale perdió 5.8%; Banco de Irlanda perdió 8%; y Reiffeisen perdió 14.4%.