Grecia votó 'Oxi' (No), con abrumador 61% contra 39% del 'si'. Tsipras: se abre un nuevo rumbo para los pueblos de Europa

6 de julio de 2015

6 de julio de 2015 — Con el 100% de los votos escrutados en el referéndum de Grecia, donde la única pregunta era sí los ciudadanos apoyaban la política de austeridad que había venido imponiendo la Troika para negociar la ayuda financiera a la banca, el 61.31% de los ciudadanos decidió un rotundo 'Oxi' en griego (No), con solo 38.69 de los ciudadanos a favor, lo cual expresa un rechazo generalizado a la política genocida del imperio británico impuesta al pueblo griego por la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), las tres instituciones conocidas como la Troika.

De este modo, el pueblo griego rechazó abrumadoramente el terrorismo financiero de Zeus, como lo calificó el ministro de Finanzas Varoufakis, con lo cual se establece un antecedente histórico para los demás pueblos del mundo aún sometidos a esos programas genocidas.

Luego de dar su voto, el primer ministro Alexis Tsipras dio la siguiente declaración:

Mucha gente puede ignorar la voluntad de un gobierno. Pero nadie puede ignorar la voluntad de un pueblo.

Hoy es un día de celebración porque la democracia es una causa para celebrar, causa de alegría. Y cuando la democracia conquista al miedo y al chantaje, entonces lleva a la redención y a seguir adelante.

Hoy, el pueblo griego expresó un mensaje poderoso. Un mensaje de dignidad, de determinación. Un mensaje de que está tomando control de sus oportunidades. Muchos pueden tratar de ignorar la voluntad de un gobierno. Pero nadie puede ignorar la voluntad de un pueblo que busca vivir con dignidad, vivir una vida en sus propios términos.

Hoy, la democracia triunfo sobre el miedo. Estoy confiado en que mañana tendremos un nuevo derrotero para todos los pueblos de Europa. Un rumbo que nos regresará a los valores fundadores de Europa, de democracia y solidaridad, y transmitirá un firme mensaje de que estamos determinados no solo a permanecer en Europa sino también vivir con dignidad en Europa. Para prosperar, para trabajar como iguales entre iguales.

Tomemos entonces una posición decisiva en apoyo de la democracia, por un mejor futuro para todos nosotros, en Grecia y en Europa.