Rusia hace un llamado por una diplomacia de Westfalia para el Medio Oriente en vez de geopolítica

29 de agosto de 2015

29 de agosto de 2015 — No hay solución para las guerras en el Medio Oriente sin la participación de Rusia e Irán. Así lo razona Alexander Yakovenko, embajador de Rusia en Londres, en un artículo publicado en la página editorial del Daily Telegraph del 26 de agosto. Yakovenko califica el acuerdo nuclear con Irán como "un extraño punto brillante en lo que de otra forma es un horizonte gris en los asuntos del Medio Oriente" que "representa un triunfo del sentido común, de los principios de Westfalia y del método diplomático por encima de la ideología, la coyuntura política y las amenazas de fuerza". Ha caído por tierra el mito de las acciones unilaterales, como lo muestra el hecho de que las acciones unilaterales de los últimos 25 años han sido un rotundo fracaso. Para combatir al EIIS "se impone un genuino esfuerzo internacional" y eso es lo que el Presidente ruso Vladimir Putin ha estado tratando de organizar. Yakovenko informa que Putin "ha propuesto el establecimiento de una coalición amplia para combatir este mal. Para que sea efectiva, tiene que incluir a todos los participantes regionales, en primer lugar a Turquía, Arabia Saudita e Irán, que tiene un potencial considerable para contribuir con este esfuerzo. Todas las partes interesadas deben asistirlos, con un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU que le de legitimidad".

"A menos que haya una cooperación regional genuina, no habrá esperanza para la región, ni estabilidad, ni desarrollo. Esta es también la única forma de encontrar una solución sustentable para la crisis de migración en Europa. La gente de la región, en especial los jóvenes, sin ninguna perspectiva de educación o empleos, enfrentan la dura alternativa entre emigrar o unirse a grupos extremistas", concluyó Yakovenko. "Los viejos métodos políticos ya no aportan soluciones a los problemas de hoy. Razón de más para que nosotros le ayudemos a otros a aprender las lecciones universales de la historia, en vez de dejar que las repitan. En el pasado, los participantes extranjeros le fallaron a la región. No podemos fallarles ahora".