Obama, el asesino, trata de negar responsabilidad en el bombardeo del hospital de Médicos Sin Fronteras

5 de octubre de 2015

5 de octubre de 2015 – El canal noticioso de TV británico Sky News dio un informe gráfico devastador del bombardeo estadounidense al Hospital de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, Afganistán —el único centro hospitalario de atención traumatológica en el norte de Afganistán— con detalles sobre las llamadas desesperadas de los miembros de MSF a la OTAN y a Washington 10 minutos después de que comenzó el bombardeo, el cual continuó durante casi una hora más. Pero Obama, el asesino maníaco que le sigue las huellas a su padrastro indonesio, dio a conocer una declaración tratando de negar la responsabilidad de EU en el ataque hasta que concluya la "investigación plena". Algunos funcionarios afganos han salido con la mentiras de que el hospital era una base de los Talibán, para justificar el bombardeo, pero el Pentágono calificó el horrible incidente en su declaración oficial ayer como "daños colaterales" que "pudieran" haber ocurrido en el bombardeo a los Talibán en Kunduz.

El director de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad Al Hussein, condenó inmediatamente el ataque calificándolo como un posible crimen de guerra, y dijo que "este acontecimiento es totalmente trágico, inexcusable y posiblemente hasta criminal". MSF quiere que haya una investigación independiente que parta de la premisa de que el ataque fue un crimen de guerra.

Sky News publicó ayer el siguiente informe en su portal electrónico:

"Medicins Sans Frontiéres (MSF) le telefoneó desesperadamente a la OTAN y a Washington mientras llovían bombas sobre el personal que trabajaba en el centro de traumatología en Kunduz.

"Un doctor describió cómo los pacientes que se vieron imposibilitados de escapar, 'fueron quemados hasta morir mientras yacían en sus camas'.

"Entre los muertos había tres niños, y hay 37 personas seriamente lesionadas. Los 12 doctores asesinados trabajaban todos para el MSF, también conocido como Médicos sin Fronteras.

"Todavía hay desaparecidos muchos pacientes y miembros del personal, ya que al momento del ataque había unas 200 personas en el edificio.

"La primera bomba cayó a las 2:10am, y nueve minutos después, miembros de MSF llamaron a las oficinas de la OTAN en Kabul y a funcionarios militares en Washington, A pesar de esto, el bombardeo continuó hasta las 3:13am.

"Meinie Nicolai, presidente de MSF, ha hecho un llamado para que haya una transparencia total, y señaló: 'No podemos aceptar que esta horrible pérdida de vidas se haga a un lado simplemente como 'daños colaterales' ".

"MSF dice que le dio las coordenadas del hospital a las fuerzas de EU y afganas varias veces para evitar quedar en medio del fuego cruzado, incluso a principios de esta semana.

" 'En los últimos meses se le comunicó a todos las partes involucradas la localización precisa de nuestro hospital en Kunduz en múltiples ocasiones' dijo el grupo en Twitter".

La declaración del Pentágono sobre "daños colaterales" fue desmentida directamente por el Ministerio del Interior de Afganistán según Sky News, al alegar que el hospital era un "blanco" porque ahí se escondían talibanes.