¿Un truco británico? Este no es el Bernie Sanders que él decía que era

14 de octubre de 2015

13 de octubre de 2015 — El domingo 11 de octubre, justo cuando difundían de nuevo a Barack Obama en el programa "60 Minutes", como el agresivo, violento, aunque débil, "Presidente bélico británico" que resultó ser, recibió una andanada de halagos de parte de Bernie Sanders quien se presentaba en el programa "Meet the Press".

Este es, presumiblemente, el Bernie Sanders que hace tres años quería un candidato que desafiara al "sumamente decepcionante" Barack Obama, quien competía para la reelección. El Bernie Sanders que dijo entonces, en el programa de televisión de Thom Hartman:

"Hay millones de estadounidenses que están profundamente decepcionados del Presidente, que consideran que con relación al Seguro Social y sobre muchos otros temas, él [Obama] decía una cosa como candidato, pero como Presidente hace algo completamente distinto; quienes no pueden creer que tan débil ha sido, por el motivo que sea, al negociar con los republicanos. Y hay una profunda decepción.

"Una de las razones por las cuales el Presidente ha podido llegar tan lejos hacia la derecha es que no existe una oposición importante que lo enfrente. Y yo sí creo que le haría algún bien a este país si la gente comienza a pensar sobre los distintos candidatos, y comienzan a contrastar con lo que es una agenda progresista, en oposición a lo que Obama está haciendo".

Y así, el candidato Sanders hizo recientemente un cortometraje, que en términos electorales le va a hacer daño, tal y como le ha hecho daño a Hillary Clinton mostrarse como una vocera de Obama.

Se puede observar que el equipo de recaudación de fondos de Bernie Sanders por Internet la dirigen las mismas personas destacadas que hicieron lo mismo para Obama en el 2007 y 2008, dos de los cuales han estado trabajando para la Casa Blanca desde entonces; y esta operación de recaudación de fondos de Sanders ya lo catapultó hasta el nivel de recaudación de Hillary Clinton.

Pero lo más importante es si Bernie Sanders se ha vuelto parte de una sucia operación británica mucho mayor para corromper las primarias demócratas, para permitirle a Obama escoger de manera efectiva al ganador, y suprimir la reciente dinámica dominante de candidatos que respaldaban el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall, y empujando a otros candidatos en esa dirección.

Obama ha sido un agente de los intereses de Wall Street y de la City de Londres, y de las guerras británicas, durante toda su Presidencia. Wall Street y Londres, frente a una nueva desintegración, quieren por encima de todo acabar con la dinámica a favor de la Glass-Steagall y sacarla de la campaña electoral.

Esas mismas operaciones británicas se utilizaron durante la primera campaña presidencial de Obama, y en otras campañas en la historia de Estados Unidos, volviéndolas un fraude.

¿Podemos confiar en Bernie Sanders? ¿Porqué razón no mencionó el 11 de octubre que hasta la fecha ha venido respaldando el restablecimiento de la Glass-Steagall? ¿Qué está pensando en estos momentos?; ¿y qué estará pensando mañana?