El 'Bulldozer' del COP21 no puede silenciar al meteorólogo escéptico de Francia sobre el cambio climático

4 de noviembre de 2015

4 de noviembre de 2015 — El desesperado Presidente francés Francois Hollande ha intensificado su cabildeo internacional dirigido a tratar de garantizar un acuerdo internacional sobre cambio climático que tenga carácter obligatorio en la conferencia internacional COP21 que se inaugura en París a fines de este mes. Hoy, hizo cabildeo con Xi Jinping en Beijing; el 20 de noviembre, va a tratar de hacerlo en la cumbre de Jefes de Estado de África en Malta; el 15 de noviembre en la cumbre del G-20 en Turquía; después en la de los jefes de Estado de las naciones islas; y finalmente, el 27 de noviembre se va a unir a la reina de Inglaterra, su príncipe consorte Felipe y al chiflado de su hijo príncipe Carlos, para darle órdenes a la Reunión de Jefes de Gobierno de la Mancomunidad (CHOGM-2015) en Malta, para marchar a favor del fraude del cambio climático para reducir la población mundial en seis mil millones o más.

Pero en el momento en que se aventura a su cabildeo internacional, en casa el gobierno francés despidió al meteorólogo más popular de la TV francesa, lo cual se ha vuelto una causa célebre, debido a que este meteorólogo atacó las mentiras sobre cambio climático del COP21. Philippe Verdier fue suspendido a mediados de mes como jefe de meteorología para la France Telévisions en manos del Estado, después de haber publicado un libro, Climat Investigation en donde hace pedazos la campaña de infundir miedo sobre el clima y acusa a los dizque científicos del cambio climático financiados por el Estado de estar "manipulados" y "politizados".

Verdier le dijo a Radio RTL en octubre que él se había puesto "en medio del camino del COP21, que es un bulldozer, y éste es el resultado". A otro periodista francés le había dicho que él escribió el libro, porque le "horrorizó" cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de Hollande, Laurent Fabius, convocó a una reunión de los meteorólogos de TV para decirles que le dieran prominencia a los temas de cambios climático en sus transmisiones.

Verdier fue más duro este fin de semana, subiendo un breve video en línea en dónde dice que se le ha prohibido aparecer en el aire desde que publicó su libro, Climat Investigation, y luego, abre en silencio, "enfrente de ustedes, a nombre de la libertad de expresión e información para todos nosotros" el sobre que contenía la notificación oficial de que había sido "despedido de France Telévisions un mes antes del COP21".

Una petición lanzada en defensa de Verdier por una minoría pujante de "escépticos sobre el clima" en Francia, ya habían recabado 15,000 firmas para el 1 de noviembre, entre ellas 10 firmas de parlamentarios, informó Radio RTL. La resistencia científica en Francia a la gran mentira, incluyendo científicos que trabajan con el Instituto Schiller en contra de este fraude genocida se llaman a sí mismos los "optimistas sobre el clima". Se están movilizando y han recibido cierta cobertura en los medios.

Una consulta llevada a cabo después de la suspensión de Verdier, por parte del portal investigativo, Arretsurimages, descubrió que por lo menos la mitad de los meteorólogos de Francia están de acuerdo con Verdier y los científicos "optimistas".

Los "optimistas" climáticos de los Estados Unidos están viendo cómo se pueden movilizar para estropear la intención del Presidente Obama de usar la conferencia de París COP21 para acabar de rematar la economía estadounidense. El número de noviembre del boletín Environment & Climate News de Heartland Institute cita las propuestas del abogado Chris Horner del Instituto Competitive Enterprise, para que el Senado de EU apruebe una resolución "Sentir del Senado" antes de la conferencia de París, estableciendo que cualquier acuerdo negociado en París tiene que ser ratificado por el Senado de EU para ser válido. "El punto más importante es garantizar que no se pueda alegar razonablemente que 'el mundo' podría haber creído razonablemente que el gobierno de Obama esta obligando a Estados Unidos a nada en París". La resolución puede ser aprobada con una votación de mayoría simple.

El gobierno de Obama está obstaculizando cualquier intento por establecer responsabilidades, negándose a permitir que ninguno de sus funcionarios testificara en la audiencia del 20 de octubre sobre las negociaciones internacionales sobre clima celebradas en la Comisión de Obras públicas y Medio Ambiente del Senado, presidida por el senador James Inhofe.