Obama, el lingüista, niega que las fuerzas especiales de EU sean "tropas en el terreno" en Siria

4 de noviembre de 2015

4 de noviembre de 2015 — Obama no es solamente un catedrático constitucional; también es un consumado lingüista. Dio a conocer una declaración en el sentido de que los 50 efectivos de las Fuerzas Especiales que ha enviando a combatir en Siria no constituyen "tropas en el terreno" dado que no se les está enviando a que se enfrasquen directamente en "combate".

Aunque sigue creciendo el coro de oposición a otra guerra imperialista más de Obama, todavía está lejos de ser el tipo de demanda explosiva de juicio político que se necesita.

Los dos senadores por Nuevo Mexico atacaron la decisión de Obama de enviar tropas a combatir en Siria. El demócrata Tom Udall, quien forma parte de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, calificó el despliegue de Fuerzas Especiales como "otra escalada peligrosa"y dijo que "estoy también muy preocupado de que nos estemos deslizando cada vez más profundamente en otra guerra más en el Medio Oriente sin ninguna limitación de tiempo, alcance geográfico o costo". El demócrata Martin Heinrich le dice en carta a Obama: "En ésta situación parece que la neblina de la guerra es demasiado grande y los riesgos sobrepasan significativamente los beneficios potenciales". Heinrich forma parte de la Comisión de Servicios Armados e Inteligencia del Senado.

De manera similar, el presidente de la Comisión de Campañas Demócratas del Congreso, el congresista Ben Ray Lujan de Nuevo México, le dijo hoy al diario Albuquerque Journal: "Yo me he opuesto a enviar tropas en el terreno a Siria y creo que se debe discutir exhaustivamente el papel de Estados Unidos en esta situación compleja, para que no quedemos empantanados en medio de una guerra civil en Siria. Esto debe incluir consultas en el Congreso".

En una columna sindicada del 3 de noviembre, Patrick Buchanan señala que "al profundizar la participación de EU y arriesgarse a que se produzca un choque con fuerzas sirias, rusas e iraníes, Obama está ignorando despectivamente a un Congreso que nunca ha autorizado el uso de la fuerza militar en contra del gobierno de Damasco...

"No solo parece que es mandato constitucional que haya un debate en el Congreso para autorizar el uso de la fuerza militar, antes de que intervengamos en Siria sino que el debate mismo sobre una fuerza militar pudiera inducir una medida de precaución antes de hundirnos en otro atolladero más en el Medio Oriente".

El número en circulación de The Nation trae un artículo de su corresponsal de temas nacionales, John Nichols, titulado "No se engañen. Esta es una guerra. ¿Por qué tan pocos miembros están protestando?". Después de citar la oposición de los congresistas Barbara Lee (demócrata de California) y Peter Welch (demócrata de Vermont) y los senadores Rand Paul (republicano de Kentucky), Brian Schatz (demócrata de Hawai) y Bernie Sanders (independiente de Vermont), Nichols argumenta que el hecho de que Obama se haya ido a la guerra (de nuevo) sin autorización del Congreso, "es un gran problema y sin embargo ha recibido escasa atención de los medios y las elites políticas. Por tanto, muchos estadounidenses no están concientes de la seriedad y las posibles consecuencias, del cambio político del gobierno de Obama. No debe haber ninguna duda de que se requiere un debate en el Congreso, y en verdad, se debe hacer participar a los estadounidenses en esta discusión, y la forma de hacerlo es presentando el tema en el Congreso". También dice que "este debate puede y debe, sostenerse en el período de campaña".