Después de París, Obama enfrenta una realidad cambiada y el papel crucial de Rusia

17 de noviembre de 2015

17 de noviembre de 2015 — Según un comunicado de la Casa Blanca después de la reunión de Barack Obama con el Presidente ruso Vladimir Putin en los márgenes de la reunión del G20 en Antalya, Turquía, el Presidente estadounidense dio su beneplácito "a los esfuerzos de todos los países para enfrentar al Estado Islámico" destacando en particular la importancia de los esfuerzos militares de Rusia en Siria contra el EIIS.

Eso es un verdadero cambio con relación a sus comentarios al noticiero ABC News, en una entrevista justo antes de los ataques en París (que se transmitirá el 20 de noviembre), en donde dijo que Rusia intervino en Siria, no para combatir al EIIS sino "para sostener a Assad". Esta es la entrevista en donde Obama también afirmó que se había "dominado" al EIIS, producto de la política de EU, por lo cual lo hicieron picadillo varios reporteros en su conferencia de prensa de esta mañana en Antalya, Turquía.

Una fuente de inteligencia de EU informó que Obama entendió el mensaje de que si no se derrota al EIIS, o si lanzara un ataque salvaje en los Estados Unidos al estilo 11 de septiembre (un video del EIIS dado a conocer hoy amenaza con atacar Washington, DC) y otras ciudades norteamericanas, entonces su "legado" se va por el caño. Por lo tanto, la reunión de Obama con Putin en Antalya confirmó lo que se había decidido el sábado anterior en la reunión en Viena, en términos de que avanzaría la colaboración ruso-estadounidense, lo que le da también mayor campo de acción al secretario de Estado John Kerry para trabajar con su homólogo ruso, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov para elaborar los detalles de la colaboración.

La nueva posición a la que se vio compelido el gobierno se expresó en los comentarios del subdirector de la CIA, Michael Morell, en CBS-TV el 15 de noviembre: "Yo sí creo que la cuestión sobre si se tiene que ir el Presidente Assad o sobre si él es parte de la solución aquí, es algo que tenemos que considerar de nuevo. Claramente, él forma parte del problema. Pero también puede ser parte de la solución". Sugirió que un acuerdo en donde Assad permanezca en el poder un año más y combata al EIIS con el ejército sirio y con apoyo de la coalición encabezada por EU y Rusia "pudiera darnos el mejor de los resultados".

Sin embargo, como se mostró en la conferencia de prensa de esta mañana, un Obama muy defensivo se aferró al argumento de que sus políticas para el Medio Oriente y su estrategia antiterrorismo son un ejemplo resplandeciente del "liderato" estadounidense, y afirmó de nuevo que el Presidente sirio Bashar al-Assad "es la causa principal de esta crisis". Los reporteros presentes no aguantaron su monótona y extensa explicación sobre los "éxitos" estadounidenses. Tres de ellos lo cuestionaron sobre los resultados de la campaña de bombardeo encabezada por EU de un año de duración, preguntándole si no había subestimado Obama las capacidades del EIIS, y señalando la descripción que él dio del EIIS como un "equipo de segunda categoría". Un reportero le desafió refiriéndose a la carnicería en París, y a la realidad de la expansión del EIIS en Siria e Iraq, preguntando: "¿Cómo es que esto no es subestimar sus capacidades? ¿Y cómo es que esto es contenerlos, hablando francamente?... ¿Por qué no podemos extirpar a estos bastardos?".