En coordinación con EU, Francia toma represalias contra el EIIS en Siria

17 de noviembre de 2015

17 de noviembre de 2015 — Aviones caza franceses lanzaron una incursión "imponente" sobre Raqqa, la capital de facto del Estado Islámico (EI), la tarde del 15 de noviembre, en represalia por los ataques terroristas en París del 13 de noviembre. Según el Ministerio de la Defensa de Francia, destruyeron un centro de mando y un campo de entrenamiento para insurgentes con 20 bombas. Francia llevó a cabo la misión en coordinación con las fuerzas estadounidenses y se basó en información recopilada en varias misiones de reconocimiento anteriores, dijo el Ministerio, según informa Defense News. El primer objetivo servía como centro de mando, reclutamiento y almacenaje de armas y municiones, en tanto que el segundo puesto era un centro de entrenamiento.

El vocero del Pentágono, capitán de la Armada Jeff Davis, le dijo a los reporteros en el Pentágono ayer que Francia seleccionó los blancos de acuerdo a la inteligencia que le proporcionó Estados Unidos y que los ataques franceses tenían "todo el peso" de la coalición tras ellos. También informó que, como resultado de dos discusiones telefónicas el fin de semana entre el secretario de la Defensa Ash Carter y el ministro de la Defensa de Francia Jean-Yves Le Drian, Estados Unidos y Francia van a estrechar su cooperación sobre inteligencia en el combate contra el EIIS. Carter y el Director de Inteligencia Nacional James Clapper dieron a conocer nuevas instrucciones, dijo Davis, "que le van a posibilitar al personal militar de EU, compartir más fácilmente inteligencia e información de planificación operativa con nuestros homólogos franceses en una gama de desafíos compartidos en la mayor medida posible de acuerdo con los planes y las leyes existentes".

En tanto que Francia atacaba Raqqa, aviones de combate A-10 y AC-130 artillados de EU estaban destruyendo 116 camiones cisterna petroleros en la población de Abu Kamal, en el río Eufrates cerca de la frontera con Iraq. El ataque fue el último de la campaña llamada "Operación Tidal Wave II" para eliminar los recursos petroleros del EIIS. "Esta parte está diseñada para atacar el componente de distribución de la operación de tráfico de petróleo del EIIS" dijo Davis, "y degradar sus capacidades de financiar sus operaciones militares". Davis informó que el Tesoro de EU calcula que el año pasado, los ingresos petroleros ilegales del EIIS llegaron a casi un millón de dólares diarios.

Sin embargo, Davis tuvo dificultades cuanto trató de explicar por qué se está intensificando ahora la campaña en contra del comercio de petróleo del EIIS, cuando ha sido de conocimiento público desde que se inició la campaña que el tráfico con petróleo de los territorios bajo su control en Iraq y Siria estaban generando una buena parte de los ingresos del EIIS. Davis dijo que hasta recientemente, la balanza favorecía proteger la infraestructura petrolera de Iraq y Siria para que la usaran esos países una vez que fuera derrotado el EIIS, pero que ahora esa balanza se ha inclinado en otro sentido.