Francia busca un ataque unido EU-Rusia contra el EIIS

18 de noviembre de 2015

18 de noviembre de 2015 — El lunes 16 de noviembre, el presidente francés Francois Hollande dio un discurso ante ambas cámaras del parlamento reunidas en la ciudad de Versalles. El Presidente escogió este procedimiento bastante raro, que solo ha ocurrido dos veces antes, para marcar la importancia del momento. La mayoría de las medidas que anunció recibieron la aprobación de los principales partidos políticos; con la excepción de los cambios en la Constitución, que han sido cuestionados por algunas personas razonables debido al posible alcance de la medida. Todos están comentando el viraje a favor de Rusia.

En una atmósfera muy emotiva, en donde todas las representaciones políticas nacionales saben que lo que está en juego es la supervivencia de la República, Hollande anunció las medidas principales que intenta tomar para combatir el terrorismo. Esta no es una "guerra de civilizaciones", dijo, porque los cobardes que le disparan a multitudes inermes, "no representan ninguna", agregó. "Es una guerra en contra del terrorismo yihadista".

Hollande dijo que ha solicitado una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para que adopte una resolución que marque la voluntad común de combatir el terrorismo, dado que esta es una cuestión internacional. Desde inicio del año a la fecha, el EIIS (EIIL o Daesh) ha atacado París, Dinamarca, Túnez, Egipto, Líbano, Kuwait, Arabia Saudita, Turquía y Libia.

Hollande dijo que aumentarán los despliegues franceses en Siria, e informó que la tarde del domingo 15 de noviembre se llevó a cabo una campaña de bombardeo "intensivo" contra los cuarteles generales del EIIS en Raqqa, con apoyo de Estados Unidos. Sobre la cuestión de si el Presidente sirio Bashar al-Assad debe permanecer en el cargo después de una transición política, Hollande repitió que Francia busca "una solución política, que no incluya a Bashar al-Assad". Sin embargo, rápidamente subrayó dos veces que "pero nuestro enemigo, nuestro enemigo en Siria es el Daesh".

En un cambio radical con la doctrina bélica de Occidente en la zona, dijo que "no es una cuestión de contenerlos. Esta organización tiene que ser destruida".

"Lo que necesitamos es unirnos todos los que podemos combatir este ejército terrorista como parte de una coalición grande y única. Esto es lo que nosotros buscamos. En los próximos días, por lo tanto, me voy a reunir con el Presidente Obama y el Presidente Putin para unir nuestras fuerzas y lograr el resultado que, hasta ahora, se ha pospuesto por demasiado tiempo", dijo Hollande.

Hollande planteó el hecho de que las consecuencias de la situación en el Medio Oriente están afectando a todos los países de la Unión Europea (UE), como la ola de emigrantes, e informó que le pidió al Ministerio de la Defensa que se reúna con otros ministros de la defensa de la UE, según el Artículo 42-7 del Tratado de la Unión Europea que garantiza la solidaridad europea con un Estado miembro que ha sido atacado.

La tarde de los ataques Hollande anunció que había ordenado el establecimiento inmediato de controles en las fronteras, y proclamó el estado de emergencia, efectivo ahora en todo el territorio francés. Se expandió ante la posibilidad de operaciones de búsqueda por toda Francia.

Anunció que se va a presentar en el parlamento un proyecto de ley el 18 de noviembre para extender el estado de emergencia durante tres meses más, período más allá de los 12 días iniciales, los cuales no requieren de la aprobación del parlamento.

Hollande dijo que aprovechará la ocasión para proponer una reforma constitucional en dos artículos sumamente delicados que en la Constitución francesa tienen que ver con medidas que se toman bajo circunstancias excepcionales. Estos son los artículos 16 y 36. El artículo 16, dijo, "especifica que se suspendan el funcionamiento normal de las autoridades públicas. El Presidente podrá entonces tomar las medidas que ameriten las circunstancias, anulando la distribución de los poderes constitucionales". En el artículo 36, explicó, "se decreta un estado de sitio en situaciones de peligro inminente producto de guerra exterior o una insurrección armada. En esta situación, varias facultades son transferidos entonces de las autoridades civiles a las militares" Dijo que ninguno de estos dos esquemas se ajusta a la lucha en contra del terrorismo yihadista.

Se va a introducir una legislación que le permita a Francia quitarle la nacionalidad francesa a un individuo con dos nacionalidades que sea condenado por violar los intereses fundamentales de la nación o por terrorismo, incluso aunque el individuo haya nacido en Francia. Un francés con doble nacionalidad que regrese de un teatro de guerra solo puede regresar si él o ella se someten a una supervisión estricta.

Los servicios de investigación y los jueces antiterrorismo deben tener acceso a las técnicas de inteligencia más modernas. En especial deben de tener todos los medios para combatir el "tráfico de armas" y "las penas se van aumentar significativamente" dijo.

Se van a crear unos 5,000 empleos en la policía y la gendarmería con el fin de ampliar las fuerzas de seguridad a 10,000 para el 2017. Esto no hará más que restablecer el tamaño que tenía la institución antes de los recortes del 2007.

Se van a crear unos 2,500 puestos de trabajo en el Ministerio de Justicia y 1,000 puestos en la policía fronteriza.

Entre este momento y el 2019 no habrá más reducciones de personal en el ejército y estas fuerzas tendrán entrenamientos de inteligencia, operaciones y ciber-defensa.

Hollande hizo un llamado a examinar la posibilidad de que los reservistas "pudieran en el futuro formar una guardia nacional entrenada y disponible".

Todo esto requiere financiamiento dijo Hollande, y "yo creo que el pacto de seguridad debe tener prioridad sobre el pacto de estabilidad", en referencia a las medidas de austeridad presupuestaria europeas.