El Senado rechaza los planes COP21 de Obama

20 de noviembre de 2015

20 de noviembre de 2015 — El martes 17, el senado estadounidense aprobó dos resoluciones que bloquean partes esenciales del programa del gobierno contra el empleo del carbón, que el Presidente Obama había planeado presentar como ejemplo en la cumbre COP21 sobre “cambio climático”, que se inaugura el 30 de noviembre en París. La primera resolución echa por tierra la norma de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) que le impone un recorte del 32% a las emisiones de carbono a las plantas eléctricas movidas por carbón en Estados Unidos; el segundo va en contra de la norma de la EPA que establece que no se van a construir más plantas eléctricas movidas por carbón en el territorio de Estados Unidos. Ambas resoluciones se aprobaron por una votación de 52 contra 46, con el respaldo de tres senadores demócratas, Heidi Heitkamp de Dakota del Norte, Joe Manchin de Virginia Occidental y Joe Donnelly de Indiana, representantes de estados en donde el carbón tiene un papel fundamental en la economía.

Obama fanfarroneó que si la Cámara de Representantes aprueba resoluciones similares y terminan en su escritorio, las vetará.

Entonces los senadores republicanos transmitieron al día siguiente el mensaje, de que no tienen la más mínima intención de aprobar el desembolso de la parte estadounidense de los $100 mil millones (mínimo) del “Fondo Verde para el Clima”, urdido para sobornar a los países en vías de desarrollo para que firmen las restricciones sobre “cambio climático” que van a ponerle fin al desarrollo de sus economías. El senador John Barrasso (republicano por Wyoming), lo describió pintorescamente: “Nos queremos asegurar de que cualquiera de esos países que piense que va a tener un cheque para cobrar, solo por un acuerdo que el Presidente pudiera hacer en París: más vale que se esperen para cobrarlo”.

El escenario del mensaje fue una audiencia de la Comisión sobre Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado, presidido por el senador Jim Inhofe (republicano por Oklahoma). Inhofe ha estado tratando durante todo el otoño de que atestigüe aunque sea un representante de la EPA, del Departamento de Estado o del Consejo sobre Calidad Ambiental ante la comisión, sobre los planes del gobierno para la reunión COP21, sin ningún resultado.

En los comentarios al inicio de la audiencia, Inhofe le advirtió a Obama que el Congreso no va a aprobar más financiamiento para el Fondo Verde para el Clima sin primero revisar cualquier acuerdo que se haya logrado en París:

“Si el Presidente desea que se produzca algo sustantivo en las negociaciones de París... no hay forma de sacarle la vuelta al Senado. Sin embargo, si el Presidente escucha el consejo de otros participantes del COP21 y desea pasar por alto al Congreso, entonces se va a limitar a realizar compromisos políticos no vinculantes sin manera alguna de aplicarlos, sin responsabilidad ni duración.

“Además del proceso, existe el elemento de financiamiento de estas negociaciones. Déjenme ser muy claro: el Congreso no aprobará ni un centavo de asignaciones para el Fondo Verde sobre el Clima” agregó Inhofe.

Esta no es una amenaza cualquiera. El propio despoblador personal de la reina, Joaquim Schellnhuber, le dijo al diario Guardian de Londres el 9 de noviembre que el fraude genocida climático de la reina puede avanzar sin un acuerdo vinculante en París, pero si las naciones de la OCDE se niegan a financiar este Fondo Verde para el Clima, esto podría acabar con la posibilidad de cualquier acuerdo en absoluto.