General Flynn sostiene que la investigación al escándalo de inteligencia del Comando Central debe empezar con Obama

28 de noviembre de 2015

27 de noviembre de 2015 – En una entrevista con el Meaghan Kelly del noticiero Foz News el lunes 23 de noviembre, el general (r) Michael Flynn, ex director de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), declaró tajantemente que la investigación en torno a la manipulación de la inteligencia que hace el Comando Central (Centcom) para presentar un cuadro más halagüeño de la guerra al EIIS (Estado Islámico en Iraq y Siria), se debería enfocar más apropiadamente en la Casa Blanca y en el propio Presidente.

Flynn subrayó que en años recientes, ha habido una gran cantidad de inteligencia que llega a la Casa Blanca de 16 agencias de inteligencia distintas, que tratan sobre el ascenso del Estado Islámico y que era "muy buena inteligencia, muy precisa y muy, muy clara".

Kelly le preguntó sobre el escándalo que ha surgido en el Comando Central, porque a los analistas de inteligencia les han dicho "no nos gusta el mensaje" sobre el EIIS, así que "ajústenlo", para que esté más acorde con la narrativa de la Casa Blanca. Para empezar, Flynn respondió con un ataque a Obama por no quere utilizar el término "radicales del Islam", a los cuales caracterizó como un "cáncer dentro de la religión musulmana". Los analistas del Centcom son buenos, dijo Flynn. Muchos han estado ahí por varios años, y algunos estuvieron activos en Iraq y en Afganistán. Así que, subrayó, la investigación sobre las presiones a los analistas del Centcom "deben empezar desde arriba. Donde empieza y termina la inteligencia es en la Casa Blanca. El Presidente fija las prioridades, y si el no consigue lo que necesita, y si no le pone atención a lo que sucede, entonces ahí está pasando algo más, entre él y los asesores que tiene".

Flynn reiteró que había tanta inteligencia "proveniente de todas partes de nuestro sistema de inteligencia" hacia la Casa Blanca, sobre el crecimiento del EIIS, como para que Obama haya dicho que estaba "sorprendido" de que tan fuerte era el EIIS, "eso es una grosera subestimación de lo que era la realidad". Luego subrayó de nuevo que con el alcance de la inteligencia que se le daba a la Casa Blanca, "nadie se puede sentar aquí ahora... y decir que no sabíamos que había un problema. ¡Hágame el favor!"