Una verdadera declaración presidencial sobre terrorismo, de Lyndon LaRouche

7 de diciembre de 2015

7 de diciembre de 2015 — Poco antes de que Barack Obama hiciera su aparición oportunista en el horario estelar de televisión el domingo pasado, supuestamente para hablar sobre el incidente en San Bernardino, California, y sobre el terrorismo en general, Lyndon LaRouche dijo a un grupo de asociados ese mismo día que "Obama tiene que ser destituido, punto". No hay manera de evitar la guerra termonuclear; no hay manera de parar al terrorismo, no hay esperanza para la humanidad en general, a menos que saquemos a Obama sin demora, declaró LaRouche.

En este momento de crisis, con una Presidencia estadounidense disfuncional, es urgente recordar lo que declaró Lyndon LaRouche al principio de su Conversatorio del 3 de diciembre con sus simpatizantes. A solo 24 horas después de la masacre de San Bernardino, mientras que Lyndon LaRouche aportó el liderazgo necesario, mientras que Obama estaba metido en las mismas mentiras con las que salió luego del ataque terrorista en Bengasi, que el ataque había sido quizás solo un asunto de "violencia en el lugar de trabajo".

"Bueno, lo que tenemos es un problema que se puede rastrear más inmediatamente desde el reinado del terror, que ataco a París y a otras partes de Francia recientemente. Ahora tenemos dentro de Estados Unidos, tenemos a una escala menor el mismo tipo de operación, de un arabista, un grupo que quiere sembrar pánico cometiendo asesinatos en masa. Lo que sucede es que los asesinos genocidas que dirige Turquía y otros ahora mismo, son parte de lo mismo, que están matando estadounidenses en Estados Unidos ahora por lo mismo. Y el motivo por el cual esto sucede es por Barack Obama, quien tiene el poder para enfrentar este problema y no lo hace. Y por lo tanto no se pueden quejar de esto, si no actúan con los medios de que dispongan para corregir el problema.

"Y lo que sucede es que, aunque las fuerzas policiales por supuesto que tienen algún discernimiento de esto, pero el tipo de comprensión que se necesita no se transmite. El Presidente de Estados Unidos es responsable de enfrentar esto porque esta ola de terror, que se desbordó desde Francia, que proviene de Arabia Saudita, originalmente, en esa dirección, es lo que está golpeando a Estados Unidos, y la Presidencia de Estados Unidos lo sabe, o es tan estúpida, que no lo sabe.

"Y alguien debería hacer algo al respecto. Esto se pondrá peor. Pero si no se enfrenta el hecho de tener que deshacerse de este caso de terrorismo particular, porque esto es solo una parte de un plan para crear un trastorno gigantesco, en este sentido, dentro de Estados Unidos y en otras partes también.

"Así que, por lo tanto, Obama ¡no está cumpliendo con su trabajo! Obama no actúa para salvar las vidas de los ciudadanos estadounidenses. Y esa es la única manera de enfocar esto. No hagan comentarios sobre el asunto: Corríjanlo.

"Por lo tanto, hemos llegado a un punto en el que simplemente no podemos resolver un problema a la vez. Tenemos que reconocer que el planeta entero, bajo la influencia del imperio británico, como tal, fue el imperio británico el que organizó las guerras mundiales en el siglo anterior; la Guerra Civil fue producto de este mismo problema.

"Por consiguiente, el problema es que tenemos que corregir este embrollo".

Más adelante, LaRouche reiteró:

"Este Presidente tiene que ser destituido del cargo porque está aterrorizando a toda la población de Estados Unidos, y por lo tanto no es apto para ser Presidente de Estados Unidos".

El liderazgo de LaRouche coincide con una creciente repulsa en el país contra las mentiras de Obama y su demente provocación de una confrontación termonuclear con Rusia y con China, utilizando más recientemente al gobierno de Erdogan en Turquía para lanzar una provocación tras de otra en contra de Rusia. El viernes 4 de diciembre, el diario Pittsburgh Tribune Review de Mellon-Scaife, se sumó a los diarios que han reproducido el artículo de Charles Hurt del Washington Times donde plantea la necesidad de activar la 25ava Enmienda contra un Presidente Obama responsable de que ahora el EIIS "llegó a Estados Unidos". Otros medios, tales como el Boston Herald han mostrado una furia inédita por la manera como Obama ha tratado el incidente de San Bernardino, con titulares tales como: "¿Violencia en el sitio de trabajo? ¿En serio?"

Pero muy pocos en Estados Unidos comprenden todavía la profundidad del cambio que se necesita para resolver estos problemas, tal como la urgente extensión del Puente Terrestre Mundial a todas las esquinas del planeta, para incluir al Medio Oriente azotado por la guerra. Tampoco han considerado las cualidades singulares de la creatividad humana —fuera de los hábitos ordinarios del "pensamiento práctico"— que se necesitan para llevar a cabo esa transformación revolucionaria.

Aquí es donde entra el Proyecto Manhattan de LaRouche, el cual aborda precisamente esa cuestión fundamental. Como lo señaló LaRouche en su Conversatorio del jueves 3:

"No hay tal cosa como un proceso evolutivo de desarrollo de la cultura humana. Hay efectos que ocurren en ciertos momentos. Pero luego, de repente, la cultura entera se derrumba, desvanece, es masacrada. Luego más tarde, llega alguien que estimula algo nuevo y le da a la humanidad otra oportunidad de progresar.

"Nuestra tarea es entender esta cuestión del progreso, y el progreso no es un proceso evolutivo. Es siempre un proceso revolucionario, ¡nunca es evolutivo! Y todo el que esté ahí sentado esperando un proceso revolucionario, solo se engañan a si mismos. Una revolución de ese tipo, tiene que se un acto de genio, que llega como de la nada. Pero es ese es el modo en que la humanidad tiene éxito. Y yo estoy en busca de esa gente que hará ese tipo de tarea y lleguen a ser los genios que causen el renacimiento del futuro".