El respaldo de Obama al EIIS llevó a San Bernardino

8 de diciembre de 2015

8 de diciembre de 2015 — Lyndon LaRouche atacó al Presidente Barack Obama por su abierto respaldo a la Hermandad Musulmana, a Al-Qaeda y el más reciente al Estado Islámico (EI, EIIS). Obama se negó a cumplir su promesa hecha a las familias del 11-S de dar a conocer las 28 páginas secretas que revelarían la profundidad de la participación saudí en los ataques del 11 de septiembre de 2001. Como resultado de ello, el wahabismo saudí, "el padre" del movimiento yihadista, ha proliferado bajo esta sombrilla protectora de Estados Unidos. Obama emitió órdenes ejecutivas secretas para promover a la Hermandad Musulmana como la fuerza del "Islam progresista" en la región del Medio Oriente y el Norte de África. Él adoptó a Recep Tayyip Erdogan de Turquía como su aliado más cercano entre todos los dirigentes extranjeros, y más recientemente él le dio su bendición a Erdogan por el derribo del Su-24 ruso sobre la frontera turco-siria.

En todas estas acciones, el Presidente Obama se ha manifestado como una pieza de los británicos. Él está en el mismo campo que el régimen de la Hermandad Musulmana de Erdogan en Turquía, y la monarquía saudí. Este es el aparato que ha creado, nutrido y protegido al EIIS y antes a al-Qaeda. Esto es precisamente lo que ha dicho en público el general Michael Flynn, ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) por todo el mundo: No es que "se le pasó" a Obama, el motivo por el cual sus acciones alimentaron el ascenso del Estado Islámico. Fue un plan deliberado. Ahora, con los ataques terroristas en San Bernardino, la realidad de la perfidia de Obama debería ser patente a todo estadounidense cuerdo.

Como lo planteó Charles Hurt sin rodeos, en el Washington Times el 1 de diciembre, llegó el momento de invocar la 25ava Enmienda y destituir a Obama del cargo de prisa. "Alguien alerte al presidente del Senado. Alguien llame al presidente de la Cámara de Representantes. Y todos desempolvemos la 25ava Enmienda".

El domingo en la noche, el Presidente Obama demostró una vez más su deteriorado estado mental, cuando apareció en televisión nacional sin tener nada que decir sobre los ataques en San Bernardino, y que se negó a reconocer lo obvio: Que fue parte de la nueva campaña de terror ciego del EIIS, que se inició con los bombazos suicidas en Beirut, el bombazo sobre el Sinaí del vuelo 9268 de la aerolínea rusa Metrojet, y las masacres del 13 de noviembre en París.

Obama opera como un agente británico, igual que su aliado turco Erdogan y la familia real saudí. El despliegue de más efectivos estadounidenses a Iraq, que anunció la semana pasada el secretario de Defensa Ashton Carter, es cualitativamente diferente. Se trata de los equipos de cazadores asesinos del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC, por su siglas en inglés) que se desplegaron en Afganistán y lo que lograron fue acelerar la expansión del terrorismo. Se van a desplegar a 200 asesinos del JSOC a Iraq, sin ninguna coordinación con el Ejército de Iraq ni con el gobierno de Bagdad. No habrá ningún intercambio de inteligencia, y simplemente andarán desatados por el territorio iraquí. El primer ministro de Iraq, Haider Abadi, ya ha denunciado el despliegue como una invasión de la soberanía de Iraq. Y tres días después del anuncio de Carter, un batallón de efectivos turcos invadieron la región del Mosul en el norte de Iraq, supuestamente como parte de la rotación de entrenadores turcos de los curdos. Pero fuentes militares de Estados Unidos muy bien colocadas advierten que las tropas turcas son la vanguardia de una fuerza más grande que se ha planeado enviar a Iraq, sin invitación, para respaldar a los combatientes curdos peshmerga en un esfuerzo para retomar Mosul. En realidad, esto sería equivalente a la partición de Iraq, y podría ser algo peor.

Además de las acciones en Iraq, el gobierno sirio denunció el lunes 7 de diciembre que los cohetes lanzados por Estados Unidos habían atacado una base del Ejército Sirio en el centro del país y que fueron muertos tres soldados en el incidente.

Todos los aspectos de las acciones estadounidenses y turcas en Iraq y Siria están dirigidas no contra su aliado EIIS, sino contra Rusia. En su última columna, Paul Craig Roberts señala que Estados Unidos, el Reino Unido y otras naciones europeas que han desplegado aviones de combate en el teatro de guerra de Iraq y Syria están equipados con cohetes aire-aire que no tienen ninguna aplicación contra el Estado Islámico ni cualquier otro yihadista, que no tienen fuerza aérea. Tienen aplicación contra Rusia nada más.

Ted Postol, el científico del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) que fue asesor del Jefe de Operaciones Navales de Estados Unidos, dijo en una extensa entrevista con RT que las acciones de Estados Unidos bajo el gobierno de Obama han llevado al mundo cerca de una guerra termonuclear. Aunque él evade la cuestión del papel conciente de Obama como agente británico para provocar esa guerra, no obstante deja en claro que Estados Unidos y la OTAN han sido los provocadores, a cada paso, desde que la OTAN inició la expansión y que empezó el despliegue de los sistemas antimisiles ABM, obligando a Rusia a responder desde el punto de vista de que ellos son el blanco, y que algunos lunáticos en Estados Unidos promueven otra vez la idea de que Occidente puede desatar y ganar una guerra termonuclear contra Rusia.

Esta locura solo puede pararse con una acción, y esa acción se está debatiendo ampliamente ahora: invocar la 25ava Enmienda y sacar a Obama del cargo inmediatamente.