Siguen las provocaciones turco-estadounidenses contra Rusia y Siria

8 de diciembre de 2015

8 de diciembre de 2015 — Siguen las provocaciones turco-estadounidenses en contra de Rusia y Siria. Turquía no ha retirado sus tropas de Iraq, a pesar de que el Primer Ministro de Iraq, Haidar al-Abadi les dio 48 horas para que se salieran del país. Luego, funcionarios del gobierno de Ankara reaccionaron furiosos ante las fotos que se publicaron en medios de comunicación social en donde supuestamente se veía a un soldado ruso sosteniendo sobre su hombro un lanzador de misil tierra aire a bordo de un barco ruso cuando pasaba por el Bósforo en Estambul, ayer. Después, esta mañana, el gobierno sirio en Damasco denunció el bombardeo de un campamento del ejército sirio en las afueras de la ciudad de Deir Ezzour anoche, realizado por aviones estadounidenses; una acusación que niegan las fuerzas armadas de EU.

En Iraq, el Ministro de la Defensa Khaled Obeidi dijo ayer que su homólogo turco le dijo que el despliegue de tropas turcas era solo para defender la misión de entrenamiento que ya está ahí, aunque Obeidi le respondió que el despliegue era demasiado grande como para servir ese propósito. "No importa el tamaño de la fuerza que está entrando en Iraq. Se rechaza" dijo Obeidi en declaración reportada por los medios turcos. "Habría sido posible haber emprendido esta especie de coordinación anteriormente sin crear las circunstancias que contribuyen a una crisis entre las dos naciones".

Una fuente militar turca le confirmó a Hurriyet que el enviado estadounidense Brett McGurk fue informado de los planes turcos para Mosul durante su última visita a Ankara el 5 y 6 de noviembre. "Los estadounidenses dicen la verdad" dijo una fuente de alto nivel. "Esta no es una operación de la coalición encabezada por EU, aunque les informamos de cada uno de los detalles. Esta no es una operación secreta". McGurk, aparentemente sintiendo la presión, dijo anoche que "Estados Unidos no apoya los despliegues militares dentro de Iraq sin el consentimiento del gobierno iraquí. Esto incluye el despliegue de personal militar de estadounidense, así como también de personal militar de otros países".

Mientras tanto, funcionarios del gobierno turco están calificando de provocación las fotos en los medios de comunicación social que muestran al soldado ruso sosteniendo un misil tierra aire mientras pasan por el estrecho de Turquía. "El barco ruso que iba pasando con un soldado mostrando un misil no es más que una provocación. Esperemos que sea un incidente aislado" dijo el Ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlüt Cavusoglu. Se dice que las fotos se tomaron del barco de desembarque Caesar Kunikov cuando transitaba hacia el Mar Mediterráneo el domingo en la mañana (6 de diciembre). Sin embargo, como lo destaca esta mañana RT, ni siquiera se ha podido confirmar que el Kunikov haya transitado por el estrecho. Según el informe de los medios, el incidente en realidad ocurrió el 5 de diciembre.

El bombardeo del campo del Ejército Sirio en las afueras de la ciudad de Deir Ezzour fue confirmado por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, quien dijo que las tropas sirias estaban como a una milla de las posiciones del EIIS. En el ataque, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria, murieron 3 soldados, 13 resultaron heridos y se destruyeron vehículos blindados y otro tipo de equipo. El Ministerio condenó el ataque e hizo un llamado al Consejo de Seguridad para que tome de inmediato medidas urgentes para evitar que ocurran este tipo de agresiones de nuevo, y agregó que la agresión a los puestos militares obstaculiza los esfuerzos dirigidos a combatir el terrorismo y reiteró que la coalición encabezada por EU carece de seriedad y credibilidad en el combate al terrorismo.

En respuesta, el Departamento de Defensa de EU dijo que los ataques aéreos más cercanos se produjeron a unas 30 millas del lugar, que tenían como blanco pozos de abastecimiento petroleros controlados por el EIIS. "Nosotros no atacamos ningún blanco vehicular o de personas en esta zona. No tenemos ninguna indicación de que soldados sirios hayan estado ni siquiera cerca de nuestros ataques" dice la declaración del Departamento de Defensa.