El régimen de Bush y Cheney se desintegra

29 de octubre de 2005

<body><div align="center" class="style31"><tr><th align="left" class="style34" scope="col" valign="top">Envíalo a un amigo</th><th align="right" class="style34" scope="col" valign="top"></th></tr><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular"><span class="style37"></span></font></font><p class="style37"><span class="style34"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1"></font></span><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">EL RÉGIMEN DE BUSH Y CHENEY SE DESINTEGRA</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Un huracán político tan devastador como Katrina está arrasando con el Gobierno de Bush y Cheney en Washington. Una de las señales más claras de esto es el nuevo brío que le ha imprimido a la larga lista de investigaciones penales que, desde hace algún tiempo, venían llevándose a cabo contra altos funcionarios de la Casa Blanca y sus aliados en el Congreso. De repente, la maquinaria de corrupción política y dinero sucio de la derecha republicana, que antes parecía invulnerable, va camino al deshuesadero.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Estos acontecimientos en Washington son de la mayor importancia estratégica para México y otras naciones de Iberoamérica, pues abren una ventana de oportunidad para salvarse de lo que de otra forma sería una destrucción segura bajo el caduco sistema del FMI, que ahora se desploma.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Lyndon LaRouche, el estadista y ex candidato presidencial de los Estados Unidos, explicó: "Lo que estamos presenciando es una reacción generalizada a la desintegración del funcionamiento de nuestro gobierno. La reacción viene de varios lados dentro y en torno a las instituciones gobernantes de los EU. En cada instancia, el instinto es el mismo: Ya no podemos seguir más con este régimen incompetente y corrupto de Bush y Cheney. Este gobierno no sirve para nada".</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">"Con el sistema financiero mundial en estado de desintegración terminal, ni EU ni el resto del mundo podrán sobrevivir por mucho tiempo el fiasco de Bush y Cheney", dijo LaRouche. "Ha llegado el momento de decirle al Presidente y al Vicepresidente que se vayan por las buenas, por el bien de la nación, y también, al igual que Nixon, para evitar las consecuencias legales de seguirse amachando".</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Cheney y Bush han recibido ya varios golpes devastadores. Ahí tenemos el caso del congresista Tom DeLay de Texas, hasta hace poco jefe de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, y quien tuvo que renunciar cuando fue encausado por cargos relacionados con el lavado de 190.000 dólares en contribuciones de empresas para candidatos republicanos a la legislatura estatal de Texas. Delay no sólo podría perder su escaño en el Congreso, sino que muy bien podría acabar en la cárcel.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">También está el caso de Lewis Libby, el jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney, a quien (¡por fin!) le puso el dedo el 29 de septiembre la reportera del <i>New York Times</i> Judith Miller, como quien delató que Valerie Plame era agente de la CIA, en represalia contra el marido de ésta, el embajador Joseph Wilson, por atreverse a revelar que era mentira que el Gobierno de Níger le había vendido óxido de uranio a Saddam Hussein, como alegó el Gobierno de Cheney y Bush para justificar su guerra contra Iraq. Además de ser jefe del gabinete de Cheney y su asesor principal en materia de seguridad nacional, Libby no sólo es uno de los principales "gallinazis" partidarios de la guerra perpetua en el Gobierno de Cheney y Bush (ver <i>Resumen ejecutivo</i> de la 1ª quincena de abril de 2003, vol. 20, núm 7), sino que es uno de los agentes de interés de la "mafia" rusa vinculada a su socio, el financiero Mark Rich, por años prófugo de la justicia estadounidense en Suiza.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Y está el caso de Larry Franklin, el funcionario encargado de vigilar a Irán en la oficina del gallinazi subsecretario de Defensa Douglas Feith en el Pentágono, quien el 5 de abril se declaró culpable de pasarle secretos militares de EU a funcionarios del Comité Americano–Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC) y directamente a la embajada de Israel en Washington. Al día siguiente de que Franklin admitió su culpabilidad, David H. Safavian, jefe de adquisiciones del Gobierno de Bush, fue arrestado y acusado formalmente de complicidad con el cabildero republicano y mecenas de Tom Delay, Jack Abramoff, quien también enfrenta cargos de la justicia.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Hay republicanos en Washington que dicen que la situación en la Casa Blanca empieza a recordarles la del vicepresidente Spiro Agnew y el presidente Richard Nixon, cuando empezaron el rápido descenso que culminó con sus respectivas renuncias a los dos cargos más altos del Gobierno de EU.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Lyndon LaRouche explicó la importancia estratégica fundamental de la crisis en Washington:</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">"Estamos sufriendo bajo el gobierno más incompetente y más corrupto de que se tenga memoria, a la vez que enfrentamos la crisis de desintegración monetario–financiera mundial más grave de la historia moderna desde el siglo 14 en Europa... La enorme magnitud de ese reto específico rebasa cualquier otro asunto".</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">¿Qué significa esto para Iberoamérica? Una de las cosas que significa, es que agentes de la maquinaria de Bush, como por ejemplo el ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari —quien es un títere de los mismos financieros internacionales desesperados y corruptos que controlan al Gobierno de Bush y Cheney—, están viviendo políticamente de prestado. La maquinaria política de sus amos se está desintegrando.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">También significa que si Iberoamérica ha de revertir las más de dos décadas de devastación económica bajo las políticas de saqueo y libre comercio del FMI, tiene que aliarse con las fuerzas políticas bipartidistas que encabeza el demócrata LaRouche en los EU para remplazar todo el sistema financiero internacional caduco con su Nuevo Bretton Woods. El Gobierno de Néstor Kirchner en Argentina acaba de sumar su voz a la de aquéllos que a nivel internacional —como en el parlamento italiano—, han hecho un llamado por un Bretton Woods.</font></p><p align="left" class="style32"><font face="Arial,Helvetica,Geneva,Swiss,SunSans-Regular" size="-1">Como lo afirmara el ex presidente José López Portillo en 1998: "Ahora es necesario que la sabia palabra de Lyndon LaRouche se escuche en el mundo".</font></p><p align="left" class="style32"> </p></div></body>