El fascista Augusto Pinochet, parte de los negocios de la BAE.

20 de junio de 2007

<body><div id="article"><tr><td height="23" valign="middle" width="184"></td><td height="23" valign="middle" width="185"></td></tr><h1>El fascista Augusto Pinochet, parte de los negocios de la BAE.</h1><p>19 de junio del 2007 (LPAC).— Es bien conocida la reputación del general Augusto Pinochet como dictador fascista de Chile de 1973 a 1990 y su papel como cabecilla de la Operación Cóndor, un aparato de asesinatos y torturas a nivel internacional. Pero mucho menos conocido es su papel en los negocios de la empresa británica fabricante de armas BAE Systems, donde colaboró con figuras importantes de la oligarquía financiera británica y europea en una gran cantidad de acuerdos de armas y lavado de dinero de los cuales sacó un provecho tan grande que se puede contar en cientos de millones de dólares.</p><p>Cuando arrestaron a Pinochet, en Londres en el otoño de 1998 y lo acusaron de violación de derechos humanos, se encontraba de visita como invitado de Royal Ordnance, compañía subsidiaria de la BAE, cosa que había hecho en repetidas ocasiones durante los años 90. Pero, cuando menos su relación con la compañía británica data desde 1982, cuando apoyó a la entonces primera ministra Margaret Thatcher en su asalto imperialista a Argentina en la guerra de Las Malvinas. Se sabe que importantes figuras del gobierno británico, de negocios y círculos diplomáticos, aplaudieron el golpe de Estado que en 1973 le dio Pinochet al presidente Salvador Allende.</p><p>Según el periodista investigador argentino Rogelio García Lupo, Pinochet formó en 1997 una compañía conjunta entre la compañía chilena de industrias militares, FAMAE y la royal Ordnance, bajo el nombre de FAMAE-Ordnance Ltd. El lanzamiento de esta nueva firma sentaría las bases para un programa de un mercado internacional de armas. Durante su visita a Londres en 1998, estaba nominado para que recibiera de parte de la BAE/Royal Ordnance una comisión de $4.43 millones de dólares, que representaba su parte por haber arreglado que la Marina chilena comprase tres barcos británicos.</p><p>A pesar de que nominalmente dejó el poder en 1990, la débil capacidad de alerta del gobierno chileno le permitió a Pinochet utilizar la FAMAE como su vehículo personal no sólo para firmar contratos de venta de armas con varios fabricantes de armas privados en Europa, sino también para organizar la venta ilegal de 36 toneladas de armas de FAMAE a Croacia en 1992. Investigadores chilenos han denunciado que Pinochet utilizó parte de estos ingresos para proteger y esconder las atrocidades cometidas por ex agentes de la Operación Cóndor durante el período entre los años 70 y los 80, perseguidos internacionalmente acusados por crímenes en contra de la humanidad.</p></div></body>