LaRouche: acaben con la locura colectiva; Dénle a Kerry una vistoria abrumadora

26 de octubre de 2004
Envíalo a un amigo

LAROUCHE: ACABEN CON LA LOCURA COLECTIVA;
DÉNLE A KERRY UNA VISTORIA ABRUMADORA

Washington—Lyndon LaRouche presentó, con precisión científica, una denuncia irrebatible de la locura del binomio Bush–Cheney, y de la cultura popular que lo sostiene, al tiempo que planteó una estrategia para lograr la victoria en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos del 2 de noviembre y después, en una presentación que hizo en esta ciudad el 6 de octubre, y que se difundió al mundo entero por internet. Titulado, el discurso de LaRouche fue presenciado por un público selecto de más de un centenar de personas, incluyendo varios legisladores estatales y otros funcionarios públicos, y fue visto por incontables personas más por internet. En su alocución, LaRouche abordó la crisis los EU y la internacional, incluyendo la guerra en Iraq y la desestabilización de Egipto, la situación de la economía mundial, en especial la de Argentina y México, y la pelea en Alemania contra el programa de austeridad Hartz IV.

Como señaló la moderadora Debra Freeman al presentar a LaRouche, a pocas semanas de las elecciones, los EU y el mundo enfrentaban crisis tanto en lo estratégico como en lo económico, cuyo desenlace depende de los resultados de la votación. Estamos de acuerdo con lo que dijo el candidato vicepresidencial demócrata John Edwards, dijo Freeman, de que no sobreviviremos otros cuatro años de George Bush y Dick Cheney.

LaRouche fue directamente al grano: la razón por la que los EU permitieron que los transformaran de la principal nación productiva del mundo en el basurero posindustrial en que hemos devenido, fue que perdimos los estribos. (LaRouche documentó el derrumbe económico con una serie de gráficas animadas).

Sufrimos tres clases de locura: "Una, la locura del Presidente mismo, y ése es uno de los principales factores de nuestros problemas. Porque nosotros, los EU, somos cruciales para este planeta. Si los EU enloquecen, no hay ninguna otra parte de este planeta, ninguna combinación de otras partes de este planeta, que esté preparada para prevenir un desastre mundial, aun una potencial nueva Era de Tinieblas".

Pero no es solamente el Presidente, añadió LaRouche. También tenemos la locura colectiva que hoy se expresa en los EU en el fundamentalismo religioso, tanto de los llamados católicos antipapa, como de sus contrapartes protestantes, ninguno de los cuales es cristiano, "porque el cristianismo es una religión de amor, que coicide con el principio clásico griego del ágape". Además hay la locura colectiva manifiesta en la creencia supersticiosa del "libre comercio", y en supercherías económicas afines. "Y tenemos la locura cultural que hoy tiene expresión en el fascismo, el fascismo que representa el Gobierno de Bush y Cheney".

Motivo de esperanza

Pero también hay motivos de esperanza, dijo, notablemente el número sin precedente de personas en todo el país que están inscribiéndose para votar, gente que no aparece en las encuestas de "votantes probables": el 80% de la población con los ingresos más bajos, y jóvenes de entre 18 y 25 años de edad. Es muy improbable que estos votantes nuevos apoyen a Bush y Cheney. Y el Movimiento de Juventudes Larouchistas (MJL) está desempeñando un papel clave y único en inspirar tanto a los jóvenes como a los pobres de los estados que serán decisivos, donde el MJL ha concentrado sus fuerzas, en especial en Ohio.

En su discurso, y durante el período de preguntas y respuestas de dos horas que siguió, LaRouche dijo que el triunfo de Kerry y Edwards el 2 de noviembre sólo es el principio. Después tenemos que asegurar que Kerry enrumbe al país como lo hubiera hecho Franklin Roosevelt. Al presente Kerry no tiene las calificaciones por sí mismo para ser un presidente de la talla que requiere la situación. De allí que la función de LaRouche es esencial. "Estamos considerando qué añadirle a la elección del binomio Kerry–Edwards para producir una presidencia realmente capaz de enfrentar el desafío que la fórmula Kerry–Edwards por sí sóla no es capaz de enfrentar".

Entre otras cosas, LaRouche propuso armar un equipo para sentar pautas integrado por gente clave —"no necesariamente la más rica"— de los EU, sino experimentados diplomáticos, militares, funcionarios de inteligencia y ex funcionarios de gobierno que tienen cierto conocimiento, "para que le den a la presidencia la suerte de orientación que necesita para salvar esta situación".

"Tenemos que asegurarnos que un Gobierno de Kerry no capitule debido al liberalismo, a las demandas de los banqueros, de la forma en que los europeos capitularon ante los banqueros al instalar el fascismo en el poder en 1933, en particular, en Alemania".

Lo mismo que Argentina

LaRouche hizo claro que, de ganar de nuevo, Bush y Cheney le harán a los EU lo mismo que el FMI le está haciendo a Argentina (). "Argentina, al final de la guerra, tenía el cuarto mayor nivel de vida de cualquier nación en este planeta. Ahora tiene gente que vive de la basura. ¡Hoy día! ¿Por qué? Por los cambios que introdujo [Richard] Nixon en 1971–72, con el mentado sistema de tipos de cambio flotantes. Y, ¿qué sucede? Annie Krueger, la mamá de Freddie Krueger, la principal vocera del FMI, está imponiendo una represión de corte nazi contra el pueblo de Argentina, tasas de mortalidad aceleradas. Y en los Estados Unidos, la misma gente, con George Bush y Cheney, les haría lo mismo a ustedes en los EU en uno o dos años más.

"Por tanto, hemos llegado al punto que los titubeos de Kerry y de Edwards, pero en particular los de Kerry, y los de Kennedy en la cuestión económica, desde el lado del Partido Demócrata, ¡ya no pueden tolerarse! ¡Vamos a enfrentar una situación como la de Argentina! El 80% de nuestra población de menores ingresos, nuestra juventud, enfrentará la misma clase de medidas con un Gobierno de Bush y Cheney, que la que Argentina enfrenta ahora con el FMI. Esto es fascismo. Así es como funciona esto bajo el llamado sistema 'liberal', el sistema liberal angloholandés, el mentado sistema de 'libre comercio' ", dijo.

La desestabilización de Egipto

Con una presciencia increíble, en su intervención LaRouche habló sobre la pretendida desestabilización de Egipto ¡horas antes de darse los ataques terroristas contra ese país! "El objetivo de cierta gente es tratar de destruir a Egipto", dijo. De eso es que se trata la destrucción del Sudán. "[John] Garang es un agente de los EU. Los agentes de Garang son parte de la matanza. Ése es el genocidio. Garang, un agente de los EU, apoya la carnicería en esa región. el otro agente es al Turabi, quien es un agente británico derivado de la Hermandad Musulmana", dijo. El Gobierno de los EU y los británicos quieren "adueñarse del agua y el petróleo de la región, del Sudán. Y mientras se hacen del agua, echarán por tierra a Egipto. ¡Derribar a Egipto!" ¿Es "que quieren el infierno en la tierra?"

El seudocristianismo

LaRouche le reservó sus críticas más acres al seudocristianismo. "Un ejemplo de actitud anticristiana es el caso de la Inquisición española. La Inquisión española no era cristiana", dijo. "Cuando uno mira a su prójimo, esto implica una cierta ley: de que si el hombre es creado a imagen del Creador, ¿quién tiene derecho a tocar una vida humana? ¿Quién tiene el derecho a tocar un alma humana? Así que si quieres llamarte cristiano, lo que te he dado es una explicación más científica de lo que es la teología... El cristianismo, como el judaísmo de Moisés Mendelssohn, o la España de los umayyads para el caso del islam, comprende este principio, y, por tanto, cuando desarrollamos la economía de esta manera, nos expresamoss como ciudadanos de una república dedicada a este principio; podemos llamarla cristiana; algunos otros la reconocerán como judía; algunos como islámica. Pero es el mismo principio, y es el principio del carácter sagrado de la vida del individuo. No en la carne, como tal, pero en lo que significa la vida, en términos de la personalidad individual. Y eso es lo que hemos perdido en nuestra filosofía económica. Eso es lo que nos quita Adam Smith. Eso es lo que nos quita el libre comercio", dijo. "Uno nunca debiera acusar a Bush injustamente de tener una mente cuerda. El tipo, francamente, está loco. En cuanto a su cristianismo, he bregado con el tema aquí. Bush no es cristiano. Tiene más derecho a reclamar ser el hombre de Marte, o del culto a Júpiter, o qué se yo".

LaRouche regresó al tema del MJL. "Esta organización —dijo—, representa un repositorio de discusión e influencia sobre las cuestiones más importantes de la vida nacional e internacional de nuestra época. Este movimiento de juventudes, por pequeño que hoy sea, es el futuro de los EU y, en cierto sentido, también del mundo".

Air Jordan 11 For Sale