LaRouche dará una videoconferencia el 7 de marzo

27 de febrero de 2007

<body><tr><td width="200">Envíalo a un amigo</td><td width="300">Versión imprimible</td></tr><p align="center" class="articleTitle"> </p><p align="center" class="articleTitle">LaRouche dará una videoconferencia el 7 de marzo</p><p align="center" class="articleTitle">Las implicaciones del fraude de Gore para la política internacional</p><p>27 de febrero de 2007—El connotado economista y demócrata estadounidense Lyndon LaRouche dará una videoconferencia internacional por internet el 7 de marzo a la 1:00 p.m. (hora del este de Estados Unidos), sobre "Las implicaciones del fraude de Gore para la política internacional". La conferencia se transmitirá en vivo, con interpretación simultánea al español, por los portales www.larouchepac.com/spanish y www.larouchepub.com/spanish.</p><p>El fraude mismo del ex vicepresidente estadounidense Al Gore es el tema de un volante que publicó y que está circulando el Comité de Acción Política Lyndon LaRouche desde el 24 de febrero, con el título de. El volante deja al descubierto un engaño sorprendente (el texto completo del volante está disponible en www.larouchepac.com/spanish):</p><p>"El registro histórico de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera que presentó el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climatológico (GICC) como justificación para reducir los llamados gases de invernadero, es un fraude. Investigaciones del profesor Ernst–Georg Beck de la Merian–Schule de Friburgo, Alemania, muestran que el GICC interpretó y manipuló los registros de CO<sub>2</sub>previos a 1957 a partir de la medición de muestras de hielo de extracción reciente, que pasan por alto más de 90.000 mediciones directas por métodos químicos realizadas entre 1857 y 1957.</p><p>"El registro adulterado del GICC pretende probar que las concentraciones de CO<sub>2</sub>han venido aumentando de modo constante con el progreso de la civilización industrial. El trabajo de Beck confirma un cúmulo de investigaciones previas que demuestran que el GICC escogió qué datos usar, en un intento por probar que tenemos que parar el desarrollo industrial y regresar a la era de la carreta tirada por caballos, o atenernos al calor sofocante y el derretimiento de los casquetes polares. También demuestra que el tratado de Kyoto para reducir los gases de invernadero se fundó en un fraude científico que contraviene las leyes del universo, al negar la bien demostrada determinación climática por las variaciones cíclicas de la relación orbital entre la Tierra y el Sol, y las del calor que este último emite.</p><p>"En un análisis concienzudo de 175 estudios científicos, el profesor Beck descubrió que los fundadores de la moderna teoría del efecto invernadero, Guy Stewart Callendar y Charles David Keeling (ídolo del ex vicepresidente y ambientista rabioso estadounidense Al Gore), ignoraron por completo las mediciones cuidadoass y sistemáticas de algunas de las figuras más famosas de la química física, entre ellas varios premios Nobel. Las mediciones de estos químicos arrojaron que la concentración atmosférica actual de CO<sub>2</sub>, de unas 380 partes por millón (ppm), se ha excedido en el pasado, como en el período de 1936 a 1944, cuando el nivel de CO<sub>2</sub>estuvo entre las 393,00 y 454,70 ppm.</p><p>"También hubo mediciones, con una tolerancia de 3%, de 375,00 ppm en 1885 (de Hempel en Dresde), 390,00 en 1866 (de Gorup en Erlangen) y 416,00 en 1857 y 1858 (de Von Gilm en Innsbruck). Irónicamente, aunque el aumento en los 1940 estuvo correlacionado con un período de calentamiento atmosférico promedio, Beck y otros han demostrado que dicho calentamiento <em>precedió</em> al aumento en la concentración de CO<sub>2</sub>...</p><p>"En contraste, las mediciones viciadas de las muestras de hielo muestran un aumento más bien constante en el nivel de CO<sub>2</sub>, que convenientemente casa con la idea preconcebida de que la intensificación de la actividad industrial ha generado un aumento constante del CO<sub>2</sub>. Como ha demostrado el colaborador de Beck, el doctor Zbigniew Jaworowski, un ex alto asesor del servicio polaco de vigilancia radiactiva y montañista experimentado, que ha extraído hielo de 17 glaciares en seis continentes, las inclusiones gaseosas en muestras de hielo carecen de validez como representaciones históricas de la concentración atmosférica. La congelación, recongelación y presurización continuas de las columnas de hielo alteran drásticamente la concentración atmosférica original de las burbujas de gas".</p><p>Es preciso desenmascarar este fraude científico deliberado, señaló LaRouche, para romper la oposición a las medidas que hay que adoptar de inmediato para salvar a la economía mundial del desastre de un derrumbre. Hay ciertos sectores avanzados clave de la economía que necesitan con urgencia inversión inmediata —tales como el de la energía nuclear—, y es por eso que tenemos que descubrir y destruir los fraudes antitecnológicos de aquellos de la ralea de Gore.</p><p>Es obvio que tenemos que deshacernos de Cheney, continuó LaRouche, pero la razón principal para hacerlo es eliminar los obstáculos a la adopción de una política económica cuerda. Desenmascarar el fraude de Gore es uno más de esos obstáculos, y eso abrirá la puesta a la adopción de la nueva arquitectura financiera que LaRouche ha propuesto.</p><p>Para más información, por favor comuníquese con LaRouche PAC al 1-800-929-7566.</p></body>