Gore exige cacahuates para comer en Chile, pero la paga que recibirá por hablar en mayo no lo es

10 de abril de 2007

<body><div id="article"><h1>Gore exige cacahuates para comer en Chile, pero la paga que recibirá por hablar en mayo no lo es</h1><p>(Fuente: Santiago Times, 19/3/07. El Tiempo, 7/4/07. Miami, Santiago)</p><p>9 de abril (EIRNS)— Al Gordo entregó una lista de rigurosas demandas a los chilenos que lo atenderán como el orador principal en Santiago para la conferencia del 11 de mayo sobre "Calentamiento global y cambio climático: ahora es el momento de actuar". Según el <em>The Santiago Times,</em> el agente de Gore ya le reservó una habitación en un hotel de lujo, con el requerimiento que esté bien abastecida de uvas pasas y cacahuates... y agua mineral. ¿Estará a dieta?</p><p>Sin embargo, los honorarios de Al por hablar —200.000 dólares— no son exactamente cacahuates. Esto es lo que él cobra a las empresas que patrocinan la conferencia: el diario <em>El Mercurio</em> , que ayudara a orquestar el sangriento golpe de Estado de Pinochet en 1973; la red de TV Chilevisión, propiedad de Sebastián Piñera, el derechista multimillonario que invitó a Gore a Chile; y la ONG ecologista Oikos-Chile, vinculada también al fascista Piñera. Hay informes de que la empresa canadiense Barrick Gold, muy cercana a los intereses de la familia Bush, es otro de los patrocinadores.</p><p>Gore dice que sólo hará unas cuantas sugerencias para "cambios saludables" ante su auditorio chileno: el uso de focos que ahorren energía, reducir el uso del automóvil, más reciclamiento, usar menos agua caliente, bajar el termostato, presión correcta de las llantas y sembrar árboles. Al Gordo insiste también que le dará seguimiento a las emisiones de carbón de su viaje y hará un donativo de modo que será "neutro en carbono". También dijo que sólo utilizará vehículos híbridos en Santiago. Pero algunos observadores chilenos ya señalaron la gran contradicción que existe entre lo que pregona Gore y las enormes cantidades de energía que consume en su mansión en Tennessee.</p></div></body>