El Brasil de Lula ayuda a Bush a revivir la economía de las plantaciones

22 de may de 2007

<body><div id="article"><h1>El Brasil de Lula ayuda a Bush a revivir la economía de las plantaciones</h1><p>17 de mayo 17 (EIRNS).— El etanol de Brasil es el más barato del mundo, y el gobierno de Bush escogió a ese país para promover su programa del etanol como una salvación para los países pobres desde el Caribe hasta África. No es una sorpresa el que la familia Bush y su gobierno promuevan un producto basado en la esclavitud. Sin embargo, ¿qué pasa con Lula Da Silva el presidente de Brasil? (Si no sabes cual es el problema con el etanol, lee esto).</p><p>El 15 de mayo el presidente Lula fue confrontado directamente en su conferencia de prensa sobre este escándalo:</p><p>¿Qué va ha hacer el gobierno brasileño para parar "la explotación del trabajo esclavo" que se lleva a cabo en los de cañaverales brasileños, para que aumente la producción del etanol? Esto preguntó Marcos Roberto Da Silva, corresponsal de Rede TV. ¿Va a proponer una ley para reglamentar estas condiciones de trabajo? Lula ha reconocido que es necesario humanizar las condiciones de trabajo para cortar la caña de azúcar, pero dijo que él prefiere que haya pláticas entre las compañías explotadoras y los trabajadores, y no establecer reglamentaciones.</p><p>A lo largo y ancho del Brasil, quienes cortan la caña de azúcar generalmente son trabajadores migratorios, pobres y muy a menudo indígenas, e incluso muchos de ellos niños. Son llevados a los campos de caña de azúcar por contratistas que controlan sus vidas. Hay trabajadores del noreste que han informado que algunas veces les han pagado con un recibo; y muchas veces si al capataz, ese día, no le da la gana de contar la cantidad de caña de azúcar cortada no reciben pago alguno. No tienen prestaciones, no tienen permisos de maternidad, ni vacaciones, no tienen un seguro de salud, ni alimentos. Los transportan en camiones de ganado, los tratan peor que a los animales, a los que por lo menos les dan agua. No les dan baños ni los proveen de agua corriente; muy a menudo ni siquiera tienen leña para cocinar sus alimentos, y la tienen sólo si salen ellos mismos a buscarla entre los desechos. No les dan equipos de seguridad, y gran parte de ellos trabajan descalzos, o los que mejor están andan en zapatos de goma, mientras trabajan en los campos blandiendo machetes. Sólo en marzo del 2007, y nomás en Sao Pablo, el Ministerio del Trabajo rescató a 288 trabajadores que mantenían en condiciones de esclavitud en estas plantaciones.</p><p>Eso por supuesto que mantiene los costos bajos, y los carteles multinacionales y los puercos ricachones de Bunge, ADM, Dreyfuss, George Soros y Bill "Videoasesinos" Gates sin perder tiempo van corriendo a comprar molinos brasileños para meterse en el mercado de exportación del etanol.</p></div></body>