Mensaje de LaRouche a los demócratas: juicio político a Cheney, ¡pero ya!

24 de may de 2007

<body><div id="article"><h1>Mensaje de LaRouche a los demócratas: juicio político a Cheney, ¡pero ya!</h1><p>23 de mayo (LPAC) -- En una de sus declaraciones más fuertes a la fecha, Lyndon LaRouche exigió el 23 de mayo que la conducción del Partido Demócrata en el congreso de los Estados Unidos inicie de inmediato los procedimientos de un juicio político contra el vicepresidente Dick Cheney. LaRouche respondía así a la última de las capitulaciones por parte de los demócratas en el congreso sobre el tema de establecer un cronograma para el retiro militar de Iraq.</p><p>LaRouche tomó nota de las convenciones estatales recientes del Partido Demócrata en California y Massachusetts, en las que se aprobaron resoluciones muy fuertes a favor del juicio político, en claro contraste con la insistencia del liderazgo demócrata en el congreso de que "el juicio político a Cheney no está sobre la mesa". "La conducción demócrata ha perdido la confianza de su propia base política central", declaró LaRouche, "y se niegan a dar los únicos pasos que la recuperaría. No se puede movilizar la opinión pública", agregó LaRouche, "sin movilizar la base del Partido Demócrata". Y el liderazgo del congreso se ha estado alejando de la base del partido desde principios del 2006, cuando capitularon en el problema de la confirmación de Samuel Alito a la Suprema Corte de los EU, y luego se rindieron totalmente ante los fondos especulativos, ante Felix Rohatyn y sus amigos, y permitieron el saqueo y destrucción de todo el sector manufacturero automotriz de los EU, sin mover un sólo dedo".</p><p>LaRouche subrayó que la única manera de sacar las tropas norteamericanas de Iraq es con un juicio político a Cheney. "Éste es el problema interno clave", dijo LaRouche. "Toda la política norteamericana en este momento gira en torno a la destitución de Cheney", y advirtió que "el Partido Demócrata está acabado por ahora, a menos que procedan con un juicio político a Cheney, ¡pero ya!". Ya es hora de que el liderazgo del Partido Demócrata acabe con esta práctica de alejarse de su propia base de apoyo político desde dentro del mismo partido".</p><p>La base del partido quiere que se enjuicie a Cheney. La base tienen razón y el liderazgo no. Si se moviliza a la base con un ataque duro contra Cheney, los republicanos no tendrían otra opción sino apoyar una votación a prueba de veto contra las nuevas guerras de Cheney.</p></div></body>