La nueva Compañía de las Indias Orientales británica de Gore: el imperio mundial privatizado decide quién vive y quién muere

29 de may de 2007

<body><div id="article"><tr><td height="23" valign="middle" width="184"><img alt="Versión imprimible" height="19" src="/files/pictures/82252d15c7c3d9df44cc81764c16de8f/original.gif" style="margin:0; padding:0;" width="180" /></td><td height="23" valign="middle" width="185"></td></tr><h1>La nueva Compañía de las Indias Orientales británica de Gore: el imperio mundial privatizado decide quién vive y quién muere</h1><p>23 de mayo (LPAC) -- Al Gore y David Blood, copresidentes del fondo especulativo con base en Londres, Generation Investment Management, presentaron su visión de quién debe gobernar el mundo, en entrevista con The McKinsey Quarterly (mayo, 2007). El equipo "Blood and Gore" (literalmente, "sangre y cuajarón") le hicieron honor a su nombre exigiendo que el imperio mundial privatizado imponga el genocidio.</p><p>"El contexto de los negocios claramente está cambiando", dijo Blood en respuesta a una pregunta sobre "cuáles son los principios que gobiernan el enfoque" de Blood y Gore en los negocios. "Estamos ahora enfrentando los límites de nuestro sistema ecológico, y al mismo tiempo se amplían las expectativas de la sociedad. Encima de esto, las empresas trasnacionales a menudo pueden hacer más que los gobiernos para bregar con algunos de los más complicados desafíos planetarios, como el cambio climático, VIH/SIDA, escasez de agua y pobreza".</p><p>Recuerden que Gore ha exigido la reducción de la población, ponerle fin al desarrollo en el Tercer Mundo, y sanciones a las naciones que produzcan medicinas genéricas contra el SIDA, sólo para nombrar unas cuantas de las políticas genocidas que Gore quiere poner bajo el poder de las "empresas trasnacionales".</p><p>El principal negocio de Blood y Gore es la "administración" y las operaciones de compraventa de bonos de carbono, es decir, los fraudes basados en chantajear a los gobiernos para que impongan un techo a las emisiones de carbono y otras emisiones de los llamados gases invernadero de las industrias y la agricultura, creando después un mercado especulativo sobre las autorizaciones de emisiones, minando el avance tecnológico e industrial. A Gore le preguntaron cómo le hace para equilibrar su sistema de "valores" respecto a las "inversiones de sustentabilidad" y el motivo de sacar una ganancia para su fondo especulativo. Y no dejó dudas: "Nuestro objetivo en la innovación con este nuevo modelo fue el enfocarnos en que nuestros clientes tengan el mejor rendimiento, punto final".</p></div></body>