Emanuel explicó en el 2005 porqué la eutanasia necesitaría a Obama

1 de octubre de 2009

1 de octubre de 2009 (LPAC).En la parte que le tocó escribir a Ezekiel Emanuel, —ahora asesor especial sobre salud del fascista Peter Orszag, de la Oficina de Administración y Presupuesto— del libro de 2005 sobre cómo arreglárselas para hacer enormes recortes en los servicios de salud de los estadounidenses, analiza la posible resistencia pública y cómo hacerle frente. En su capítulo "Paciente vs. población: resolviendo los dilemas éticos que plantea el tratar a los pacientes como miembros de las poblaciones", en el libro Dimensiones Éticas de la Política de Salud, Emanuel plantea la necesidad de ponerle fin a "la tradición hipocrática dominante en la medicina", mediante la cual a los doctores se les ha "inculcado la noción de que su deber primario es con el paciente que está bajo su cuidado".

Entre los cambios que sugiere que se necesitan, esta que el seguro de salud solo cubriría las intervenciones para "enfermedades que tiene un 15% o más de posibilidades de curarse completamente o extender la vida por cinco años". Por lo tanto, si las probabilidades estadísticas del caso de un paciente, indican que un procedimiento tiene menos de un 15% de probabilidades de salvarlo, o las posibilidades fueran que solo podría vivir menos de cinco años producto de esto, se le negaría el servicio para salvarle la vida.

Emanuel afirma francamente que a diferencia del pasado, la "reforma" que se necesita hoy, "ya no es una reforma liberal y social, sino conservadora y orientada hacia los negocios. Y los promotores ahora son... dirigentes académicos, consultores y altos ejecutivos en descollantes organizaciones encargadas de la salud... [Y dichos] poderosos partidarios y fuerzas financieras hacen que las posibilidades de éxito sean mayores que antes".

Emanuel advierte que el público va a estar "sospechoso" —que va a sentir que se hicieron sus "sacrificios" para que otros pudieran obtener ganancias. Pudiera haber "campañas públicas" en contra del cambio.

Propone varias técnicas y procedimientos para "apaciguar sus sospechas y garantizarles la integridad en el proceso de toma de decisiones"de negarle el servicio, propuestas no serias como "apertura" en la toma de decisiones y "participación ciudadana' en las juntas directivas que deciden los recortes.

Más en serio, la advertencia de Emanuel sí explica que se necesitaría un testaferro "compasivo" como lo es Barack Obama para salirse con la suya en este ataque en contra de la población, mientras que esto no prendería en un gobierno Bush-Cheney. También deja en claro porqué fascistas como Ezekiel Emanuel escriben con una prosa enredada, dirigida a los estrategas financieros. Emanuel, recientemente bajo ataque por su promoción de la eutanasia, se ha quejado de que solo aquellos educados en filosofía, y no las personas comunes, están calificadas para entender lo que realmente significan sus escritos.

El libro del 2005, publicado por Oxford University Press, se inicia con un capítulo escrito por un viejo promotor de la eugenesia y la eutanasia, Daniel Callahan. El declara que "los sistemas de salud más ricos en el mundo están enfrentando presiones económicas cada vez más grandes, forzando una variedad de reformas que requieren racionamientos (usualmente encubiertos) y otras restricciones en los servicios de salud".

Callahan exige que la idea de aliviar enfermedades, especialmente en los ancianos, "ceda el paso" al "cuidado paliativo" y la expectativa de la muerte. En el viejo sistema, dice Callahan, "el principal culpable es la propensión a favor de la cura, que se ha... visto como el objetivo más alto... [y] ha llevado a que se gaste una cantidad desproporcionada de dinero en la investigación biomédica en vez de la conductista... y a poner énfasis en la práctica clínica en el tratamiento, en vez de la educación de los pacientes". Sobre todo, dice, "es un error dejar que los beneficios individuales sigan siendo la prueba de un plan exitoso".

¿Ayudaría el fascismo a estos programas?

Callahan dice, "Un conjunto de objetivos [nuevos] son... posibilidades considerablemente mayores cuando existe un gobierno centralizado que controla los programas. Es decir, en un sistema cerrado. En verdad, en una sociedad como la de Estados Unidos, en donde hay una mezcla de sistemas de salud privados y públicos sin ninguna autoridad central, el conjunto de objetivos explícitos es casi imposible..."

Este libro explica con facilidad el porqué Daniel Callahan, director de la Sociedad Eugenésica y fundador del Centro Hastings en pro de la eutanasia, le dio el título de miembro de su Centro a Ezekiel Emanuel y el porqué estos hombres son los dirigentes actuales de la campaña a favor de la Obamatención.