El "Jinete de fuego" Kudrin pronostica el desastre que van a causar sus medidas

2 de abril de 2009

1 de abril de 2009 (LPAC).—

"Der so oft den roten Hahn Meilenweit von fern gerochen, Mit des heilgen Kreuzes Span Freventlich die Glut besprochen- Weh!..."

["Tú que con frecuencia hueles las rojas llamas Desde una milla, Y con un fragmento de la Santa Cruz Maliciosamente conjuras la hoguera- ¡Ay!..."]

En 1888 Hugo Wolf le puso música a la balada de Eduard Moerike sobre el misterioso "jinete de fuego" ("Der Feuerreiter") del folclore popular, quien cabalga furioso para dar la alarma sobre el fuego que él mismo aviva. Hoy esto describe el comportamiento de Alexei Kudrin, el Ministro de finanzas de Rusia.

Mientras que Kudrin se reunía hoy con los ministros de finanzas del CIS, en preparación a la cumbre del G-20 en Londres a la que asistirá acompañando al Presidente Dmitri Medvedev, los medios de comunicación rusos zumbaban con la advertencia de Kudrin en el sentido de que una "segunda ola" de la crisis financiera está a punto de golpear a Rusia. Al hablar la semana pasada en una sesión ampliada del Presidium del Ministerio de Economía, Kudrin le dijo a sus colegas en el gobierno ruso que "en un futuro cercano, habrá una nueva corrección y una nueva caída en los mercados de valores; es de esperarse una recesión mundial más profunda". En Rusia, "estamos esperando una segunda ola de problemas en el sistema financiero. Tenemos que plantear el diagnóstico sin ambages: ésta será una ola desencadenada por la incapacidad del sector real de pagar sus créditos". En algunas industrias, destacó, los atrasos están llegando de seis meses a un año. La razón, dijo Kudrin, es que algunas compañías creían que se recuperaría la demanda, pero eso no va a suceder.

Pero la presión principal sobre los que pidieron prestado en Rusia, que vuelve imposible que paguen sus préstamos a los bancos, viene de las mismas medidas económicas de Kudrin, en el Ministerio de Finanzas, y del igualmente monetarista Banco Central de Rusia bajo Segei Ignatyev. Se aferran al dogma neoliberal de que la prioridad número uno es "luchar contra la inflación", y mantienen altas las tasas de interés, incluso a la vez que le inyectan dinero de rescate al mercado de valores y a algunos bancos. El periódico Komsomolskaya Pravda en un artículo del 30 de marzo cita a Yelena Panina, vicepresidenta de la Comisión de Industria de la Duma del Estado (parlamento ruso) sobe los resultados. "Los bancos actualmente están dando créditos al 27-28% y a muy corto plazo" dijo. "E imponen condiciones adicionales increibles en relación al colateral. ¿Cuál es el resultado? Las fábricas simplemente no pueden pagar el dinero. Ningún sector real se puede sostener con estas tasas de interés. ¿Cómo se supone que alguien pueda alcanzar este nivel de rentabilidad?"