LaRouche: ¡Saquen a la seguidora de los nazis Victoria Nuland o enfrenten la guerra mundial!

16 de febrero de 2015

16 de febrero de 2015 – Luego de que sus asesinos neonazis juraron abiertamente destruir el acuerdo de paz al que llegaron en Minsk, capital de Belarús, esta semana el Presidente Vladimir Putin de Rusia, el Presidente ucraniano Poroshenko, la canciller de Alemania Angela Merkel y el Pesidente de Francia Francoise Hollande, la secretaria de Estado asistente para Asuntos Europeos y Euroasiáticos del Presidente Obama, Victoria Nuland, se ha plantado como una de las principales provocadoras de una guerra mundial inminente que puede conducir rápidamente a una guerra termonuclear de extinción. Si de veras va a haber un esfuerzo genuino para implementar un cese al fuego que se acordó después de 17 horas de negociaciones intensas en Minsk, la Nuland debe ser despedida de inmediato y se deben neutralizar sus escuadrones de la muerte neonazis en Ucrania ya.

Lyndon LaRouche exigió este domingo 15 el despido inmediato de Nuland e indicó que se hiciera público el expediente completo de sus nexos con los asesinos banderistas [seguidores del nazi ucraniano aliado a Hitler en la guerra, Stepen Bandera] de los últimos días que estuvieron detrás del golpe de Estado de la plaza Maidan y que son la principal fuerza en el terreno que está empujando una confrontación estratégica militar con Rusia. "Ella ha demostrado con sus acciones que es una asesina seguidora de los nazis. Ella es la patrocinadora de los neonazis de Ucrania y se jactan abiertamente de que no aceptarán el acuerdo de cese al fuego al que llegaron los Cuatro de Normandía, y que seguirán llevando a cabo su carnicería en el oriente de Ucrania. Esos mismos banderistas vinieron a Washington a fines del año pasado y anduvieron enseñando fotografías fraudulentas, alegando que mostraban que Rusia había invadido el oriente de Ucrania. Luego se denunció que esas fotos eran falsas. Esa farsa podría contribuir al inicio de una guerra mundial", concluyó LaRouche.

Nuland tiene una larga e infame carrera en Washington, en particular durante los últimos dos gobiernos. Durante el régimen del último Bush, Nuland fue una asistente importante sobre seguridad nacional para el vicepresidente Dick Cheney. Luego la hicieron embajadora de Estados Unidos ante la OTAN.

Obama la nombró a ese importante puesto de diplomática para Europa y Euroasia, desde donde ella personalmente promovió el golpe de Estado banderista en Ucrania entre noviembre de 2013 y febrero de 2014. Antes de esos puestos, ella había participado de lleno en el encubrimiento de las redes de al-Qaeda que llevaron a cabo los ataques asesinos del 11 de septiembre de 2012 contra los puestos diplomáticos estadounidenses en Bengasi, Libia.

Nuland, quien está casada con el ideólogo neoconservador Robert Kagan, se jactó públicamente en diciembre de 2013 que los gobiernos sucesivos de Estados Unidos habían gastado $5 mil millones de dólares en las revoluciones de color en Ucrania. Asimismo, en repetidas ocasiones ha mentido descaradamente sobre su papel en la promoción de los neonazis banderistas en Ucrania, cuando le preguntan los miembros del Congreso o los periodistas.

LaRouche concluyó:

"Ahora que los nazis de Nuland han jurado romper con el acuerdo que puede representar la última oportunidad genuina para detener el impulso de guerra con Rusia, solo hay una opción cuerda: despedir a Nuland y denunciar rigurosamente y neutralizar a sus terroristas nazis. Solo sacándola de su posición como una de las agentes claves de Obama que promueven la guerra mundial, se puede detener el rumbo hacia la guerra en este momento tan tardío".