Reserva Federal: ¡Se acabaron las medidas de rescate de emergencia para el mercado hipotecario!

24 de abril de 2007

Reserva Federal: ¡Se acabaron las medidas de rescate de emergencia para el mercado hipotecario!

22 de abril (EIRNS).— Haciendo una pausa para reflexionar sobre lo que pasó la semana pasada, queda claro que la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, en coordinación con el Equipo de Protección contra Hundimientos, está intentando coordinar un enorme rescate financiero para el mercado hipotecarios de alto riesgo, con el fin de salvar toda la burbuja hipotecaria de E.U. de $ 16.7 billones de dólares. Dicho rescate financiero va a terminar en desastre, afirmó Lyndon LaRouche el 22 de abril, "lo único que se puede hacer es congelar todas las hipotecas en problemas y parar todos los juicios hipotecarios, como ya lo he dicho. Tenemos que evitar desalojos masivos. Si no se hace lo que propongo, vamos a entrar en una nueva fase en la que lo que está ocurriendo va a hacer estallar todo el sistema financiero".

Han sido dos semanas de intensas reuniones públicas y privadas en pánico. El lunes 16 de abril, hubo una reunión a puerta cerrada de siete horas, en las oficinas matrices de la entidad que asegura los depósitos bancarios, Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), en Washington,D.C., en donde estuvieron los directivos de la FDIC, de las entidades hipotecarias públicas, Fannie Mae y Freddie Mac, muy probablemente funcionarios de la Reserva Federal, así como también dirigentes bancarios, instituciones de préstamo y grupos de consumidores. Según las declaraciones dadas a conocer después, los presentes en la reunión "acordaron que el objetivo es que los deudores con hipotecas de alto riesgo que lo merezcan, se queden en sus casas".

Al día siguiente, 17 de abril, la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal dió a conocer una declaración conjunta, titulada "Declaración sobre cómo trabajar con deudores hipotecarios", que se elaboró en coordinación con la Reserva Federal, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) de E.U., la FDIC, la Oficina Nacional de Unión de Crédito, la Oficina de la Contraloría de la Moneda, y la Oficina de Supervisión de Ahorros. La declaración dice en parte:

"Las agencias regulatorias de las instituciones financieras federales instan a las instituciones financieras a que trabajen constructivamente con loslos deudores hipotecarios que se han visto imposibilitados financieramente de cumplir con sus obligaciones de pagos contractuales de sus préstamos para vivienda. Los arreglos a prudentes que son ean congruentes con las políticas de préstamos seguras y sanas estson por lo general, a largo plazo, del mejor interés de ambas partes, la institución financiera y el prestatariario".

"Muchos deudores hipotecarios pudieran enfrentar aumentos significativos en sus pagos cuando se reajusten los préstamos hipotecarios de tasa variable (ARM) en los próximos meses. Estos deudores pudieran no tener la suficiente capacidad financiera para pagar esa carga de deuda mayor, en especial si fueron aceptados en base a un bajo pago inicial...".

"Las agencias [supervisoras] van a continuar examinando y supervisando a las instituciones financieras de acuerdo con las normas existentes. Las agencias no van a penalizar a las instituciones financieras que busquen arreglos razonables con sus deudores que enfrenten problemas financieros. Es más, las normas actuales de supervisión y las normas de contabilidad aplicables no requieren que las instituciones establezcan un inmediato juicio de embargo sobre el colateral del préstamo cuando el deudor tenga dificultades para pagar. Las instituciones deben identificar y reportar un riesgo crediticio, mantener una adecuada asignación por pérdidas crediticias y reconocer las pérdidas crediticas de manera oportuna ". (énfasis agregado)

Se recordara la frase subrayada del período 1989-92, cuando en 1991, la Reserva Federal y otras agencias regulatorias emitieron una directiva a los superviosres bancarios en donde les pedían "indulgencia" y "amplia discreción" en decidir lo que era un préstamo malo. Hubo una reunión de emergencia el 7 de noviembre de 1991 en Baltimore, Maryland, para enfatizar este punto. En este momento, Citibank, el mayor banco de los Estados Unidos, y otros bancos, tenían sus libros llenos de préstamos malos y estaban colgando de un hilo. La Reserva Federal temía que una interpretación estricta pudiera poner al Citibank al borde del abismo.

Air Jordan